El PP confirma su hegemonía en Madrid con un escaño más

  • Rajoy no acusa el efecto Gallardón y UPyD consigue su único diputado

El PP volvió a rentabilizar una vez más su hegemonía en Madrid, uno de sus bastiones junto a Valencia, pese a que la alta participación -superior al 80 por ciento, cinco puntos más que la media nacional-, parecía jugar en su contra. No fue así. El PP hizo valer su dominio en la comunidad, gobernada por Esperanza Aguirre, y logró un escaño más que en 2004, alcanzando los 18, aunque se quedó a uno del techo de 19 diputados que cosechó en la mayoría absoluta de Aznar y que los sondeos internos le concedían. El PP no acusó el efecto Gallardón, con un fuerte tirón en Madrid. Los populares avanzaron en votos, de 1.576.636 pasaron a 1.716.212, y en porcentaje de escrutinios, de un 45,02 por ciento pasaron a 49,31 por ciento.

El PSOE, por su parte, se quedó a diez puntos porcentuales de los populares, perdiendo un escaño respecto a los comicios de 2004 y retrocediento también en papeletas, de 1.544.676 pasaron a 1.374.156. El secretario de Comunicación del PP de Madrid, Juan José Güemes, festejó "unos resultados históricos", con una distancia del PSOE de casi diez puntos y subidas importantes "en todos los municipios" incluso en Parla, cuya alcaldía ostenta el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez.

IU perdió uno de los dos diputados de los que alardeaba en Madrid, retroceso que tuvo un efecto dominó en el resto del territorio y que provocó que Llamazares tirara la toalla. La sorpresa fue el escaño que se adjudicó el partido de reciente creación Unión Progreso y Democracia (UPyD), dirigido por Rosa Díez. Fue el único diputado que obtuvo en las generales, lo que le abre las puertas del Congreso a la ex edil del PSE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios