El PP asegura que Rajoy continuará pese a su derrota

  • Los populares se aferran a los mejores resultados electorales de su historia para defender la continuidad de su líder · Ni dimitirá ni se le pedirá, dicen en el PP

Comentarios 7

La expectación en el PP sobre la continuidad de su líder, Mariano Rajoy, subió ayer un peldaño. 24 horas después de encadenar su segunda derrota consecutiva en las urnas ante su rival del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, el líder de los populares se ausentó de la reunión del Comité de Dirección del PP que analizó los resultados electorales. La ausencia, que no escapó a nadie por infrecuente, disparó aún más las conjeturas sobre una retirada a corto plazo que, desde algunos sectores, se apuntaba que podría producirse hoy coincidiendo con la comparecencia de Rajoy ante el Comité Ejecutivo del PP para hacer balance del escrutinio. Los silencios clamorosos de su número dos, Ángel Acebes, a las preguntas de los periodistas sobre el futuro inminente de su líder alimentaron igualmente las especulaciones.

Fuentes cercanas a Rajoy aseguraron a este diario que el líder del PP no presentará hoy su dimisión y que tampoco tiene previsto hacerlo más adelante ya que su intención es, según manifiestaron, continuar con la labor de oposición otros cuatro años. Pese al nuevo traspié, la lectura que hacen los populares del resultado es positiva: con Rajoy el PP ha crecido en más de 400.000 votos respecto a la debacle electoral de hace cuatro años, ha subido en cinco escaños y lo ha hecho también en casi tres puntos porcentuales de los sufragios. Estas cifras, recuerdan las mismas fuentes, son las mejores cosechadas por el PP en su historia y también las mejores nunca obtenidas por el primer partido de la oposición en la historia de la democracia.

El histórico aval de las urnas se convierte así en el mejor aliado de Rajoy para mantenerse al frente del PP en la larga travesía de la oposición. De hecho, la decisión de abandonar quedaría exclusivamente en sus manos sin el añadido de presiones internas, ya que la crecida en el cómputo electoral sería definitiva para disuadir a quienes tuvieran previsto de antemano exigirle su dimisión en caso de derrota. Así pues, no está previsto que Rajoy dimita ni que se le pida, según estas mismas fuentes.

Otra opción que también descartan en el PP pero que podría resultar más verosímil es que Rajoy anunciara hoy o en las próximas fechas la convocatoria de un Congreso Nacional, que debe celebrarse este año, para revisar la estrategia de futuro. Según los estatutos internos, su convocatoria corresponde a la Junta Directiva Nacional, que se reunirá la última semana de abril. Con esta fórmula, menos traumática que si decidiese tirar la toalla, Rajoy podría dar la voz a los miembros de su partido para legitimar su liderazgo, o bien, controlar el proceso de su sucesión si así lo reclaman desde distintos sectores o si afloran otras candidaturas.

En este escenario, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, sería la que contaría con más posibilidades de tomar el testigo de Rajoy, muy por encima del alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, ya que a su favor cuenta con un nutrido grupo de adeptos provenientes de los gobiernos de Aznar. Precisamente, el equipo de Aguirre se apresuró ayer en salir a escena a rebufo de los resultados para atribuirse la extraordinaria movilización en la comunidad, que superó en casi cinco puntos la media nacional, y los resultados históricos en la comunidad.

Si Rajoy decide finalmente permanecer, lo que los populares dan por seguro y algo que él mismo anunció ya en precampaña, el PP deberá revisar también su estrategia en Cataluña y en Euskadi, donde el PSOE ha apuntalado su victoria electoral. La ponderación de sus tesis territoriales y sobre la lucha antiterrorista podría conllevar, además de un discurso menos beligerante, una renovación de caras que hiciera visible un cambio de rumbo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios