El PP crece pero no arrebata la mayoría absoluta del PSOE

  • Los populares consiguen el mejor resultado de su historia en Andalucía con 47 escaños · Vencen en Almería y Málaga y suben de forma significativa en las demás

Javier Arenas llega a la sede regional del PP, en la calle San Fernando de la capital hispalense, sobre las cinco de la tarde. Hora de toros y fútbol en un soleado domingo de marzo, pero tocan elecciones. En su despacho, acompañado de asesores y miembros de la junta directiva, repasa documentos y ojea a su equipo, el Sevilla. Buen augurio por el resultado del equipo de Nervión.

Pero los primeros sondeos a pie de urna traen peores noticias: el PSOE revalida la mayoría absoluta y el PP obtiene entre 42 y 46 escaños. Ni logran la victoria ni alcanzan los mejores resultados de la historia del PP en Andalucía. Seguirían en poder de los 46 diputados de Teófila Martínez en 2000. Tampoco en las generales hay consuelo.

Comparece ante la prensa el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, que resta fiabilidad a las encuestas y confía en que el inicio del escrutinio devuelva las esperanza en el cambio. Sanz marca la senda que seguiría el lider del partido. Con esos resultados, "satisfacción" por el recorte al PSOE, en porcentaje y escaños. Como en las encuestas que han ido precediendo la campaña, el PP sube, pero no logra arrebatar la mayoría absoluta al PSOE, el auténtico sueño. La victoria era más una utopía.

En la puerta de la sede, el ambiente no derrocha optimismo. Ocho jóvenes y nueve banderas. En cinco minutos marchan al restaurante La Raza, lugar de celebración.

Comienza el escrutinio y la hija del candidato, Marta, sube al despacho de su padre. Comen, como los periodistas, de un catering del restaurante Juliá. El PSOE gana en las generales y se retrasa el recuento en las andaluzas: apenas un 20 por ciento escrutado a las once de la noche.

Conforme transcurre el recuento, asciende el número de escaños de los populares. De los 37 del principio a 41, con el 32 por cientode los votos. Muy lejos aún, pero continúa la tendencia al alza. Cada cinco por ciento escrutado, un escaño. Para en 45 escaños durante un buen rato.

Soledad Beceril, número uno del PP al Congreso por Sevilla, baja a la sala de prensa para valorar el triunfo del PSOE en las generales. Cariacontencida, acepta de "buen grado" los resultados. Juan Ignacio Zoido, su homólogo en las listas al Parlamento, iguala el discurso, moderado, y el rictus de quien fuera alcaldesa de la capital. Serios. Pero queda Almería, Granada y algo de Sevilla. El PP sube a 46 diputados. Y a 47 en minutos. Queda el 10 por ciento de los votos.

Baja el candidato popular a valorar los resultados. Pide disculpas por la hora y lo achaca a la coincidencia con las elecciones generales. Arenas felicita al PSOE por su triunfo en las generales y a los andaluces por la "normalidad" de las jornadas. El candidato tiene un emotivo recuerdo para Isaías Carrasco y Mari Luz. El candidato del PP ya ha llamado a Chaves, rival y próximo presidente de la Junta, para felicitarle. Como era de esperar, se satisface por los resultados, " los mejores de la historia". "Se ha producido un gran avance, hemos recortado de manera extraordinaria en 400.000 votos la distancia; hemos ganado en Almería y Málaga y crecido de forma significativa en todas las provincias", concluye el popular. Y lanza un mensaje a quienes han confiado en su discurso: "no le vamos a decepcionar". Sin un "sabor agrio" por la mayoría del PSOE, Arenas destaca el "paso de gigante" dado para consolidarse como alternativa de gobierno. Pese a que le hubiera gustado ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios