Objetivo común: derrotar a ETA

  • El final de ETA vuelve a ser el eje de los programas electorales de PP y PSOE en materia de seguridad, mientras que las nuevas formas de criminalidad acaparan un protagonismo creciente

El terrorismo y el fracasado proceso de paz ha sido sin duda el eje fundamental del enfrentamiento entre el Gobierno y el PP en la pasada legislatura. La resolución parlamentaria de mayo de 2005 que autorizó el dialogo del Gobierno con ETA, acordada por unanimidad de todos los partidos a excepción de los populares abrió una fase que ha estado plagada de enfrentamientos, primero por las conversaciones entre el líder del PSE, Patxi López, y el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, después por el caso De Juana Chaos, como también por la ilegalización de ANV y PCTV o con distintas proposiciones no de ley presentadas por el PP en materia de cumplimiento de penas o de prescripción de los delitos de terrorismo.

En materia de seguridad ciudadana -con guerra de cifras sobre criminalidad- el PSOE propone una Estrategia de Seguridad Nacional y el PP un incremento de las plantillas de las Fuerzas de Seguridad del Estado (FES) y la homologación de sus salarios con los de las policías autonómicas.

En materia de seguridad el programa del PSOE dice lo siguiente:

-El PSOE considera que prevenir y erradicar el terrorismo en España es un objetivo nacional, un objetivo de Estado.

-Impulso del trabajo de los servicios antiterroristas del Estado, para prevenir atentados, desarticular comandos, detener a los miembros y dirigentes de ETA, e incautar y desmantelar sus bases logísticas.

-Cooperación política, policial, judicial y de inteligencia en el ámbito internacional.

-Promover el consenso político frente al terrorismo de ETA y frente a sus objetivos, deslegitimando y combatiendo el apoyo social que todavía pueda tener en determinados, pero muy minoritarios, sectores de la sociedad vasca.

-Impulso de los equipos conjuntos de investigación.

-Mantener la tasa de criminalidad general en el actual diferencial favorable en relación con la tasa media de los países de referencia de la UE.

-Aumentar al menos tres puntos, la tasa de infracciones penales esclarecidas. Y al menos cinco puntos la correspondiente a los delitos.

-Establecer los tiempos máximos de respuestas policial, a requerimiento de las personas, en función del tamaño de la población.

-Duplicar, al menos, los actuales Greco (Grupos de Respuesta contra el Crimen Organizado), en el ámbito de la Policía, y de los ECO (Equipos Contra el Crimen Organizado), en la Guardia Civil.

-Declaración institucional que prohíba nuevas negociaciones con ETA.

Los populares también apuestan por reforzar la presencia policial en las calles para acabar con las nuevas formas de criminalidad, pero ETA vuelve a tener un protagonismo destacado:

-Inclusión en las listas internacionales de organizaciones terroristas de todas las nuevas marcas de Batasuna.

-Analisis del origen de fondos y subvenciones a los terroristas y su entramado.

-Reforma Código Penal para que no prescriban delitos de terrorismo.

-Apoyo y reconocimiento a las víctimas.

-Incremento de las plantillas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en 30.000 efectivos, al mismo tiempo que propone la homologación de sus salarios.

-Más presencia policial en las calles.

-Reforma Código Penal ante nuevos tipos delictivos como el secuestro express o los asaltos a viviendas habitadas.

-Rebajar la edad penal del menor a los 12 años.

-Preparación específica de las policías para combatir la violencia de género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios