Julián Álvarez cambia de estrategia para mostrar un discurso con contenido

Julián Álvarez, aspirante de CA a la presidencia de la Junta, le ha dado vuelo a su campaña. Desde el debate del pasado martes en Canal Sur se aprecia su interés por trabajar la imagen de candidato con contenido, por primera vez el jueves aludió expresamente a Pedro Pacheco y marca fotos que le garantizan espacio, como en un barco junto al New Flame o la que se presume hoy ante el hotel de El Algarrobico. Reajustes a la ligereza con la que arrancó la carrera. Ayer el líder andalucista abundó en su programa social, en el que se maneja mejor que en otras materias. Habló de violencia de género y prometió una lista negra pública de maltratadores condenados y empleo para las mujeres amenazadas. Así, se lograría la independencia económica de éstas.

Las propuestas del aspirante pueden despertar en algunos ámbitos un peliagudo debate en torno al estigma que recaerá en quien logra reinsertarse o sobre la picaresca y las maneras de conseguir ese trabajo prometido. Álvarez lo admite, pero se mostró taxativo. En violencia de género, dijo el candidato de CA, prefiere pecar por exceso que por defecto.

Los andalucistas, además, trabajarán para crear diez nuevos juzgados sobre violencia de género en la comunidad y para aumentar las penas para los que incumplan las órdenes. El mensaje llega después del brutal crimen machista en El Puerto esta semana.

Lejos ya del programa e inmerso en la batalla con los demás candidatos, Álvarez anunció que agotará todas las vías posibles para que se repare el agravio del cara a cara televisivo de mañana entre Manuel Chaves y Javier Arenas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios