"Huelva se juega su futuro y con el PP tenemos unas posibilidades infinitas"

  • Desde la 'Caravana del cambio', el alcalde de la capital onubense llama al voto a Javier Arenas, con el aval de "unas recetas y una experiencia clave para salir de la crisis económica que niega el PSOE"

En sus memorias de alcalde y candidato contará Rodríguez todo lo que puede dar de sí la sintonía institucional, los acordes y desacuerdos que arroja el marcador de unas elecciones. El número uno del PP al Parlamento por Huelva, avisa a ese 15% de votantes indecisos: "Nos jugamos la economía. Salir de la crisis."

-La campaña, ¿con cabeza o con corazón?

-Con las dos cosas, como Rajoy... Así es la vida y así es la política: cabeza para conocer los problemas de la gente y corazón para hacerte cargo de ellos.

-Una quiniela de escaños...

-O gana Arenas, o Chaves pierde la mayoría absoluta, eso seguro. A nivel nacional, no olvidemos que la auténtica encuesta son las elecciones municipales, y esas las ha ganado el PP en España.

-¿Qué se juega en Huelva el ciudadano de a pie?

-Nada más y nada menos que el futuro de la economía. Ya avisó el PP hace un año de que llegaría la crisis, y ahí está: hay más paro, han subido las hipotecas, la cesta de la compra... los bancos no te dan dinero, baja el consumo... y todo esto afecta a las empresas y, por tanto, al empleo. Y es sólo la punta del iceberg. El PSOE niega la crisis y, por tanto, carece de recetas. Se comporta desde el egoísmo, sin reconocer un problema que afecta a tantos ciudadanos para intentar no perder votos. Pero el PP ya tiene preparado el plan de choque.

-¿Un plan basado en las recetas de Aznar?

-Es que el PP no sólo tiene un modelo para proceder, sino también una experiencia fundamental. Los ciudadanos saben que en 1996 el PP consiguió atajar en cuatro años una crisis como ésta en España. Con el PSOE en el Gobierno, ha vuelto a instalarse la crisis, afectando a los sectores económicos de la provincia que requieren el apoyo de las Administraciones, incentivos: pesca, ganadería, agricultura, industria, turismo... Huelva se juega su futuro, y la provincia tiene unas posibilidades infinitas. Pero para un verdadero boom, tienen que despegar las infraestructuras: la carretera Huelva-Cádiz, el AVE, el desdoble de la N-435 y el aeropuerto. Comunicaciones que den competitividad a nuestras empresas.

-¿Cómo devolver la "fe" al ciudadano, inmune ya a tantos titulares vacíos sobre la llegada de las infraestructuras?

-Yo me comprometo con Huelva a que la primera piedra de la estación (no la de Calatrava, esa es imposible económica y técnicamente) se ponga en los próximos cuatro años, si el PP gobierna en España. Aquí la clave está en que, con el PSOE, ni en Madrid ni en la Junta se ha defendido nunca a Huelva. El único que apostó por esta provincia fue el PP cuando estuvo en el Gobierno central, haciendo la carretera Huelva-Ayamonte, la presa del Chanza y adquiriendo los terrenos del Parque Huelva Empresarial. Pero luego el PSOE no ha hecho ni las conducciones de agua, ni la presa de Alcolea, ni los accesos a las playas. Y Huelva le da a Andalucía mucho de lo que nos dan a nosotros. La provincia aporta al PIB andaluz más de 5.000 millones de euros y sólo recibimos por vía presupuestaria unos 400 millones. Y encima muchas de esas partidas se quedan sin ejecutar. Huelva es la que menos recibe de los presupuestos de Andalucía. ¿Por qué?¿Acaso somos menos que nadie, teniendo todo lo que tenemos? Somos gente generosa siempre, pero no nos pagan con la misma moneda.

-¿Cómo se traduce en Huelva ese pacto por el pleno empleo que promete Arenas?

-En la provincia estamos perdiendo 30 puestos de trabajo diarios, una barbaridad. Lo primero que hay que hacer es frenar esa caída y luego crear empleo, ayudando a los sectores. Para eso hay que reactivar la economía con bonificaciones fiscales para los empresarios, ayudas, haciendo una legislación que incentive la actividad económica... por ejemplo, quitando el POTA y elaborando un plan que genere empleo en la construcción, ganaríamos en Huelva 30.000 empleos. También casan con esta filosofía las rebajas fiscales que estamos prometiendo: beneficiando a las familias, al consumo, crecen las empresas y el empleo... todos son vasos comunicantes. Pero hay que poner soluciones inmediatas, y para eso antes hay que reconocer el problema, que es lo que no hacen los socialistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios