Huelva otorga al PSOE la victoria y la supervivencia política a Valderas

  • La debacle andalucistas beneficia al PP

En Huelva todo lo que estaba en juego apuntaba al marcador del Parlamento andaluz, con nuevas constantes vitales. El principal dato es el destierro radical del andalucismo a favor de un PP que, con todo, no logra recuperar los cinco diputados que atesoraba antes de que la movilización del 11-M volteara en 2004 todas las previsiones. Los socialistas revalidaron ayer su victoria y el escaño que se pierde en el camino se convierte en el aval de supervivencia de Diego Valderas, el candidato de IU a la Presidencia de la Junta de Andalucía que regresa al Hemiciclo habiéndoselo jugado todo a una carta y deviniendo casi en un cadáver político.

Rozó la participación el 70 porciento en la provincia, la movilización necesaria para una reválida cómoda para el PSOE en el Gobierno autonómico. Con siete de cada diez votos de los votos escrutados al cierre de esta edición, los onubenses habían otorgado su confianza a la candidatura que en la provincia encabezó Cinta Castillo en un 53,17 por ciento, con un total de 95.152 votos; frente a los 60.424 sufragios que apoyaron la alternativa popular, la lista que en Huelva encabezó el alcalde de la capital, Pedro Rodríguez. La Izquierda Unida de Valderas se aferró al escaño (un puesto que hasta avanzado el escrutinio estuvo bailando entre las formaciones mayoritarias), con casi 15.000 votos.

El Partido Socialista pierde en la provincia onubense 14.000 votos respecto a 2004 y el PP ha ganado 3.000. La distancia que en los últimos comicios generales fue de 25 puntos porcentuales entre los dos partidos mayoritarios se acorta ahora en cuatro enteros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios