González regaña a Zapatero: "No os habéis explicado bien"

  • El ex presidente afirma que el Gobierno no ha sabido transmitir sus logros · El candidato predica la España plural

El Palau Sant Jordi se tiñó ayer de rojo para recibir al candidato Zapatero, a pesos pesados del socialismo catalán (el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu; el president, José Montilla; la cabeza de lista al congreso por Barcelona, Carmen Chacón), y, sobre todo, al ex presidente del Gobierno Felipe González, que fue recibido por el "cumpleaños feliz" (66 años desde ayer) cantado por el público.

Había euforia, pero González la rebajó cuando puso un pero al Gobierno de Zapatero. "Lo habéis hecho bien, pero no lo habéis explicado bien, José Luis; pero lo habéis hecho bien, muy bien y yo llevo unas cuantas semanas explicándolo por mi cuenta", dijo el ex presidente.

Como siempre, Felipe González fue el más aplaudido. Y tuvo para todos. Criticó a "la niña de Rajoy", al propio Rajoy, a Rodrigo Rato, a Manuel Pizarro, a la Cope, a El Mundo... para concluir que "siempre ha sido mejor una España de derechos que de derechas".

En una tierra muy sensible con el concepto y la idea de España, Zapatero defendió que la idea del PSOE de España es la de un país unido por los valores de la convivencia, la integración y la libertad. Por eso, aseguró que "España no se defiende atacando a Cataluña, al País Vasco, a Galicia o a Andalucía. España se defiende integrando, respetando las identidades; España se defiende con la convivencia, llamando a todos los ciudadanos a compartir un proyecto común, sin excluir a nadie, integrando todas las banderas, las lenguas, toda nuestra diversidad, toda nuestra cultura que es como somos más fuertes en Europa y en el mundo".

Ante más de 30.000 personas, según fuentes del PSOE, lo que supone un récord de asistencia a un mitin socialista, que supera el de Felipe González de 1993, Zapatero explicó su idea de una España que dijo, "pertenece a todos". "Nadie tiene la propiedad intelectual de la idea de España. España está aquí, señaló, y en Bilbao, y en Sevilla y en Valencia y en Canarias y en Galicia, porque España pertenece a todos y todos tenemos derecho a decir cómo queremos vivir y sentir España, no a que nadie nos los imponga". "Todos -agregó- tenemos la propiedad de España y todos lo hemos puesto por escrito, cada uno aportando una parte del conjunto, está en la Constitución, es el autogobierno, es la diversidad, el respeto a las identidades y a las lenguas, es la convivencia. Esa es nuestra idea de España".

Frente a su concepto colocó a un PP que, aseguró, "ha trabajado durante cuatro años para dividir, para crispar y para enfrentar y eso se va a acabar el domingo mayoritariamente en España". Por eso apostó por que el 9-M gane la convivencia, el respeto a los valores democráticos y a los derechos humanos. Y en un discurso en el que la palabra "España" salió de su boca más veces que nunca, hasta acercarse a la veintena, defendió que el 9-M Cataluña debe dar ejemplo, "con la señal más amplia, más clara, más mayoritaria de que España quiere ser la octava potencia del mundo en defensa de la paz, de la convivencia y de los derechos humanos".

Ante un Palau San Jordi a rebosar en el que dijo, "cabe toda Cataluña, la que proviene de una cultura política catalanista, la de aquellos que vienen históricamente de otros lugares de nuestro país, cabe la España plural, la amable", pidió el voto "para una victoria amplia, porque aquí caben todas las sensibilidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios