Euforia en el PP mientras el PSOE "toma nota"

  • Los socialistas pierden dos escaños y los populares logran pasar de seis a ocho diputados en la Cámara andaluza

Justo a la medianoche se desató la euforia. El diputado provincial del Partido Popular Daniel Sánchez salió eufórico del despacho donde el concejal de Málaga Manuel Marmolejo seguía los resultados electorales: "Podemos conseguir el octavo parlamentario andaluz. Es histórico". Faltaba todavía cerca del 30 por ciento del escrutinio y se veía más como una posibilidad simpática que como una certeza. Pero lo fue. El Partido Popular ganó las elecciones autonómicas con 7.300 votos de ventaja sobre el PSOE, lo que permite al grupo conservador pasar de los seis parlamentarios que ha tenido en la última legislatura en la Cámara andaluza a ocho, mientras el PSOE perdía un escaño, al pasar de siete a seis.

El presidente de los populares malagueños, Joaquín Ramírez, también elegido ayer senador, salió a la una de la madrugada para reconocer públicamente los resultados: "El escrutinio ha sido caprichoso. La noche ha sido larga y dura, pero el PP ha ganado las elecciones autonómicas en Málaga, aportando, además, uno de los diez nuevos parlamentarios que el PP andaluz tendrá en el Parlamento".

Los dos nuevos escaños que consiguen los populares malagueños en la Cámara andaluz son Francisco Oblaré, que ocupaba el séptimo lugar en la lista, y el octavo, el jovencísimo Miguel Ángel Ruiz, procedente de Nuevas Generaciones, y que sólo disimulaba con dificultad los nervios por su nueva situación.

Este resultado, que Ramírez catalogó de "histórico", no pudo ser festejado con la líder de la candidatura del PP al Parlamento andaluz por Málaga, Esperanza Oña, que no acudió al hotel donde los conservadores se concentraron para seguir el escrutinio electoral. El presidente del PP local justificó la ausencia en el hecho de que había pensado que "debía quedarse en Fuengirola", el municipio del que es alcaldesa.

Hubo otras ausencias. Tampoco acudió el alcalde de Vélez y parlamentario electo, Francisco Delgado Bonilla, ni Ángeles Muñoz, también alcaldesa de Fuengirola. La única candidata del PP que siguió el escrutinio la ex concejal Ana Rico.

A pocos metros, en la sede del PSOE de la capital, la número uno del PSOE al Parlamento andaluz por Málaga, Rosa Torres, tardó más en enfrentarse a los medios de comunicación y reaccionar a los resultados de las urnas. Franqueada por Marisa Bustinduy y el coordinador de la campaña socialista, José María Martín Delgado, lo primero que hizo fue mostrar su satisfacción por la victoria con mayoría absoluta de su partido en Andalucía, con Manuel Chaves al frente, ya que "ha ganado un gobierno de progreso". Luego reconoció que en la provincia malagueña "no ha acompañado" esa victoria y dijo que su partido "toma nota de la voz de los ciudadanos". "Analizaremos en profundidad los resultados, municipio por municipio, para volver a tener su confianza e incluso redoblarla". Afirmó que su partido cumplirá las 131 medidas prometidas para Málaga y reconoció que el PSOE "no ha cumplido su objetivo", que era ganar en la provincia. Sobre su continuidad en el Gobierno de Chaves, dijo que será el presidente "quién decidirá si continuamos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios