Crítica frente a gestión

  • Carlos Rojas y Teresa Jiménez protagonizaron un debate ágil, con momentos duros entre ambos · Bienestar Social y Educación hicieron saltar chispas

Si Cándida Martínez y Concha de Santa Ana protagonizaron un debate soso y monótono, el de ayer entre los cabezas de lista al Parlamento andaluz, Teresa Jiménez (PSOE) y Carlos Rojas (PP) fue más intenso. No por propuestas, porque escenificaron los desencuentros y reproches de los últimos cuatro años, pero sí en las formas.

El encuentro entre el popular y la socialista comenzó con uno de los temas ineludibles, las infraestructuras. Sin aspavientos e interpelándose entre ellos en lugar de a la cámara, Jiménez abrió el debate defendiendo que la que se cierra fue "una legislatura positiva para Granada". Para apoyar tal afirmación, tras pasar de puntilla por las autovías, cargó con el AVE. "La Alta Velocidad del PP era de juguete, la del PSOE es de verdad", arguyó.

Como cabía esperar, Rojas aseguró que los "cuatro últimos años han sido perdidos". "Los granadinos somos los que vivimos cada día el retraso en las infraestructuras". Y recordó la infausta frase del socialista José Blanco que aseguró que Zapatero llegaría en AVE en 2007.

Curiosamente los dos aludieron a infraestructuras responsabilidad del Gobierno central.

El siguiente tema, el empleo, comenzó con un reproche de Rojas porque la Administración "funciona como un tapón". "Es necesario más ayudas pero menos burocracia", defendió para subrayar que, entre sus propuestas, está una ventanilla única para agilizar los trámites. Asimismo, acusó a la Junta y a la candidata socialista de "haber dado la espalda a los ciudadanos".

Jiménez replicó, por su parte, que la región ha tenido un "3,8 de crecimiento a pesar de la crisis", una palabra que a partir de entonces sería sustituida por "desaceleración". "Hay problemas coyunturales pero estamos en buenas condiciones para superarlos", sentenció. De paso, aprovechó para soltar otra 'puya'. Si antes Rojas acusó a la Junta de ejercer excesiva presión fiscal a los ciudadanos, Jiménez sugirió que "pregunte en Motril o Granada lo que pagan de IBI".

En cuanto a Sanidad, la candidata socialista aseguró que "el sistema sanitario andaluz es de los cuatro mejores del mundo". A lo que se suma, en su opinión, el hospital que se construye en el Campus de la Salud y los nuevos derechos en salud. Amén del "salto espectacular" que ha supuesto para Granada la investigación con células madre. Y tampoco se olvidó de recordar que el PP "nos llevó a los tribunales" por ello.

Rojas, por su parte, decidió atacar por la parte que "el PSOE oculta". En concreto, las plantillas de Urgencias en la capital y en los centros sanitarios de la provincia. El candidato popular prometió más médicos y cinco hospitales y arremetió contra Jiménez por hacer "mercancía política la investigación con células". Y en cuanto a los derechos sanitarios, abogó por que "no estén en un papel, sino que el ciudadano los disfrute".

La candidata socialista abrió su intervención para hablar de Educación reprochando a Rojas que no dijera "por qué habían recurrido la investigación con células madre", tras lo que defendió que los presupuestos autonómicos se incrementaron un 50 por ciento para Educación la última legislatura. Subrayó también los nuevos derechos como "los libros de texto gratis y ordenadores en las aulas" o la importancia de la aprobación de la Ley andaluza de Educación y su dotación económica, 1.175 millones de euros.

Rojas perdió gran parte de su turno criticando a la socialista porque "falta a la verdad" en el tema de las células madre. Y en cuanto a Educación, le preguntó "dónde estaba cuando los padres se manifestaban porque no había profesores". "Más de mil niños que se quedaron sin guarderías y 10.000 van a aulas prefabricadas", espetó el popular, que aseguró que fomentarán el bilingüismo. "¿Sabe lo que es, sabe de algún colegio en Granada donde se haga?", interpeló. La pregunta provocó el primer agarrón:"Yo vengo con las manos limpias y el futuro por delante y usted con el pasado", dijo Rojas, que obtuvo de respuesta que él también tiene pasado y "significa silencio".

El bloque de Bienestar Social volvió a desatar las acusaciones. "El 30 por ciento de las políticas de Bienestar Social la Junta se las endosa a los ayuntamientos", criticó Rojas, mientras que defendió que la realidad es que "de las 600 solicitudes de la Ley de Dependencia sólo están en marcha 40".

Jiménez acusó al PP de no haber sido "capaz de imaginarse" esa ley, y alabó las normas contra la Violencia de Género y la de Igualdad. Sobre la Ley de Dependencia, replicó: "de 12.000 solicitudes, se han concedido 2.500 ayudas".

Rojas respondió: "me importan que las mujeres encuentren empleo, no una ley para ver dónde se pone cada cual". "No queremos propaganda, sino calidad de vida", defendió. La socialista replicó, provocando otro momento tenso, que en ese caso, "por qué hay ayuntamientos que bloquean la aplicación de la Ley de Dependencia sin remitir las solicitudes hasta diciembre como el suyo".

El encuentro se cerró con Innovación y Nuevas Tecnologías, momento que Rojas aprovechó para reclamar una " mejor política de inversión y desarrollo en lugar de humo y cánticos". También criticó que se prometieron "500 megavatios y hay 50".

Jiménez, que alabó a la Universidad y la labor del PTS, dijo que, mientras el PSOE apuesta por las energías alternativas en El Marquesado, el PP "habla de la energía porque para ustedes es rentable, que se lo pregunten a Pizarro". "Mientras suben el coste de la vida demonizan al que gana un duro", le respondió Rojas quien, respecto a las plantas de energía renovable, aseguró que harían falta 18 millones "que no están" para poder distribuir la energía que se produce en ellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios