Chaves repite la mayoría absoluta y los andalucistas desaparecen

  • El PSOE se queda en 56 diputados y mantiene por poco el control del Parlamento con un PP que sube hasta 47, diez más que en 2004 · Valderas (IU) espera hasta el último minuto para saber si logra el escaño

Andalucía sigue sin conocer la alternancia en el poder tras 26 años de autonomía. El PSOE revalidó ayer en las urnas la mayoría absoluta que ya obtuvo en las elecciones de 2004 y Manuel Chaves logrará por sexta vez consecutiva y 62 años ser elegido presidente de la Junta. El notable avance del PP, con Javier Arenas como cabeza de lista, fue insuficiente y abre entre los populares andaluces la misma incógnita que a nivel nacional sobre quién debe ejercer a partir de ahora el liderazgo del partido.

El fracaso de la jornada electoral fue para Coalición Andalucista, comandada por Julián Álvarez, que desaparece por vez primera del Parlamento andaluz. Este desplome sirve a Izquierda Unida para mantener su representación de seis diputados y para que su candidato a la Presidencia, Diego Valderas, diese la vuelta a las encuestas y obtuviese al tercer intento el acta por la provincia de Huelva, aunque al cierre de esta edición quedaba un 10 por ciento de votos decisivos por escrutar.

Con una participación ligeramente inferior a la de cuatros años atrás, los más perjudicados por este descenso son las dos fuerzas minoritarias. El PSOE perdía alrededor de 200.000 votos, mientras que el PP, de forma inversa, avanzaba en una cifra muy cercana a esa. Izquierda Unida sufría en términos generales un leve descenso en el número de sufragios, mientras que los andalucistas de Julián Álvarez no lograban motivar a su electorado, de tal modo que bajaron la mitad respecto a 2004.

Si la mayoría absoluta lograda en 2004 permitió al PSOE pilotar un proyecto de las dimensiones del nuevo Estatuto de Autonomía, el contundente triunfo en este 9 de marzo le debe servir para desarrollarlo en toda su extensión con la aprobación, entre otras, de leyes como la de la renta básica -por la que se garantizará a todos los andaluces unos ingresos mínimos a través de una suerte de salario social- o la reforma de la legislación electoral, la cual jugará en favor de las formaciones minoritarias debido a que una de las propuestas existentes sobre la mesa es el aumento del número de diputados autonómicos desde los 109 actuales, No obstante, la eficacia de la puesta en marcha de una y otra dependerá del acuerdo del PSOE con populares e IU. Como ya ocurrió la pasada legislatura en gran medida con las llamadas medidas de impulso democrático, los socialistas deberán administrar con generosidad la mayoría absoluta para que esos proyectos queden margen de la confrontación partidaria, una tarea que el partido ganador deberá hacer extensiva al desarrollo de la Ley de RTVA para la elección por consenso del nuevo director de esta agencia pública empresarial bajo la que operan Canal Sur Radio y Televisión.

La mayoría de Rodríguez Zapatero en Madrid permitirá a los socialistas gobernar en España pero necesitarán del apoyo de los partidos nacionalistas, lo que no mantendrá a su Gobierno a salvo de tensiones territoriales que tanta influencia política, y presupuestaria, ejercen con la reclamación de inversiones. Con viento a favor desde en Madrid, Chaves debe lograr el cumplimiento de otras previsiones estatutarias que pasan por la definitiva cuantificación y abono de la Disposición Adicional II del Estatuto -conocida como la deuda histórica-, el traspaso de las competencias del Guadalquivir a la Junta de Andalucía y el mantenimiento de las inversiones del Estado en correspondencia al censo poblacional andaluz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios