Cádiz vuelve a confiar en el PSOE

  • La pérdida de un escaño en el Congreso y la subida generalizada del PP no empaña la clara victoria de los socialistas en la provincia, donde los andalucistas se pegan un batacazo histórico e IU salva la cara

La provincia de Cádiz volvió a dar ayer una vez más su confianza al Partido Socialista (PSOE), que se convirtió en el claro ganador en esta circunscripción electoral tanto en los comicios generales y autonómicos.

La subida generalizada experimentada por el PP, que le arrebató a los socialistas un escaño en el Congreso de los Diputados, no empañó la clara victoria del PSOE, que le ganó a los populares por más de 80.000 votos de diferencia en los generales y por algo menos de 60.000 sufragios en las autonómicas. De las otras dos formaciones políticas de relevancia, Izquierda Unida (IU) salvó la cita electoral al mantener el escaño de Ignacio García en el Parlamento de Andalucía mientras que Coalición Andalucista (CA) experimentaba un batacazo histórico al desaparecer del panorama político provincial y andaluz. El escaño que estos cuatro años ha ocupado Antonio Moreno y que aspiraba a ostentar Manuel Prado cayó finalmente en el saco del PP.

En líneas generales, de los 28 escaños que estaban en juego en la provincia en la doble contienda electoral de ayer, el PSOE se hizo con 16, uno menos que hace cuatro años, y el PP consiguió once, dos más que la cosecha lograda en las elecciones generales y andaluzas de 2004. El escaño restante es el que mantiene IU en el Parlamento andaluz.

En la nómina de representantes de la provincia de Cádiz en las Cortes Generales y en la Cámara andaluza destaca la presencia, por vez primera, de la socialista Bibiana Aído y de los populares José Loaiza y Teresa Ruiz-Sillero en el Parlamento de Andalucía, el debut del alcalde de Bornos, Fernando García Navarro (PP) en el Senado y la vuelta de ilustres dirigentes como el consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, el socialista Antonio Fernández, a la Cámara autonómica, y de los populares José Ignacio Landaluce y Aurelio Romero en la Cámara Baja.

Este último dirigente de Jerez puso saborear anoche las mieles que las urnas le negaron hace cuatro años, cuando se quedó fuera del Congreso por muy escaso margen. Y si Aurelio Romero representó la cara de la moneda, la cruz fue para la socialista María Colón, esposa del delegado provincial de Empleo de la Junta, Juan Bouza, que ayer revivió la historia de 1996, quedándose una vez más a las puertas de ocupar un escaño en el Congreso. Si en 1996 fue Juan Ibáñez (PP) quien le quitó la posibilidad de representar a la provincia en Madrid, ayer fue Romero quien le volvió a cerrar las puertas.

En el escrutinio del Senado, no hubo sorpresas y el PSOE, al ganar las elecciones generales en la provincia, logró colocar en la Cámara Alta a sus representantes. En el PP, Fernando García sacó el último escaño en juego al superar a sus compañeros de candidatura Ignacio Romaní y Laura Seco, a quienes antecedía en la candidatura. Esta última, ex alcaldesa de Sanlúcar, ya experimentó un traspié idéntico hace cuatro años.

En cifras absolutas, con el cien por cien escrutado, el PSOE consiguió en las generales 326.133 votos en la provincia, por los 244.844 cosechados por el PP. La candidatura de IU que lideraba José Antonio Barroso, con 30.838 sufragios, superó claramente a Coalición Andalucista (CA), que se quedó en 16.008. UPyD, el partido de Rosa Díez, tuvo un debut honroso, con 5.539 votos.

En lo que a las autonómicas se refiere, el Partido Socialista logró 22.251 votos menos que en las generales, mientras que el PP cosechó un resultado casi idéntico en ambos comicios.

La participación en el conjunto de la provincia de Cádiz superó ayer por muy poco tanto en las elecciones generales como en las andaluzas el 68%, mientras que en 2004 rozó el 70%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios