Arenas propone el "cambio" frente al "hartazgo" del PSOE PP

  • El candidato del PP intenta romper el matrimonio de 26 años entre el PSOE y Andalucía con las "recetas" de sus compañeros

Gardel se equivoca en el tango, piensa el PP: 26 años son muchos y 30, si el PSOE revalida hoy la victoria, demasiados. El candidato popular, Javier Arenas, se ofrece como la alternativa, el "cambio" tras siete legislaturas consecutivas con los socialistas en el poder en Andalucía, cinco de ellas con Manuel Chaves de presidente de la Junta, el más longevo de la historia democrática de España.

La estrategia de campaña de los populares ha estado centrada en el "hartazgo" que debiera causar el matrimonio entre el PSOE y Andalucía, superadas las bodas de plata. De los inicios, la "ilusión" que generaron los socialistas en la década de los 80, al hastío que supone comprobar el "incumplimiento" de las promesas. Arenas ha tirado de hemeroteca para intentar desgastar a su principal contrincante. Y en todos sus mítines ha formulado la misma pregunta: "Manolo, ¿si somos los mejores, por qué somos los últimos?". La respuesta para el PP la da un niño de colegio: por más de 25 años de socialismo. Pero no Chaves, que rehuyó la pregunta de Arenas en los dos debates emitidos por la televisión autonómica.

Dando por seguro el apoyo de los suyos en las urnas y con referencias al voto andalucista con menos de los dedos de una mano, el PP apela al voto de los socialistas "decepcionados" con los gobiernos de izquierda. Aunque Arenas lo de la diestra y la siniestra lo utiliza a conveniencia. "No existen diferencias entre izquierda y derecha, sino entre buena y mala gestión", repite.

Y ahí pone de ejemplo a sus alcaldes en 150 municipios andaluces, modelos a seguir, según él, en gestión. También recurre a las comunidades autónomas gobernadas por el PP -Madrid, Valencia o Murcia- por aplicar las "recetas" populares. Arenas se ha manejado en la "micropolítica", en el contacto directo "pueblo a pueblo, casa a a casa, radio local a radio local". En cuatro años de oposición alejado de los sillones del Parlamento ha recorrido 500.000 kilómetros visitando las ocho provincias, equivalente a darle 13 vueltas al mundo, y asegura que presenta su candidatura por Almería "por ser la más olvidada".

Por tercera vez, Javier Arenas aparenta y engalana para seducir a la recelosa novia. Otro asunto será qué rumbo tomará ésta hoy y si le da calabazas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios