Fórmula 1

McLaren aún llora la marcha de Alonso

  • El nuevo responsable de la escudería, Martin Whitmarsh, admite su "enorme arrepentimiento" por haber dejado escapar al español.

Comentarios 3

La lucha interna en McLaren-Mercedes en 2007 entre el entonces jefe de equipo, Ron Dennis, y los pilotos Lewis Hamilton y Fernando Alonso ya está pasada, enfriada, pero no olvidada. Martin Whitmarsh, el nuevo máximo responsable de la escudería, admite su "enorme arrepentimiento" por haber dejado escapar al español.

Whitmarsh, de 51 años y desde el 1 de marzo nuevo responsable máximo del equipo tras 20 años en la escudería, echa la vista atrás con melancolía, con una sonrisa, sin ajustar cuentas con nadie y lamentando haber perdido a Alonso tras una temporada convulsa.

"Llevo 20 años en este deporte y si uno mira atrás, uno siempre se arrepiente de algo, hay triunfos y derrotas. Me arrepiento enormemente de haber perdido a una estrella como Fernando, uno de los grandes pilotos, porque queremos tener siempre a los mejores pilotos posibles en nuestro equipo y él lo es", aseguró.

El nuevo director es el responsable de la apertura de un equipo que con Dennis al frente estaba marcado por la arrogancia y la lejanía, imagen que Whitmarsh está intentando cambiar. "Ron y yo tenemos diferentes maneras de ver las cosas. Los dos queremos tener éxito, pero no exactamente de la misma manera. Desde fuera se nos veía arrogantes y lo tenemos que aceptar. Ahora todo parece más agradable. Yo he sido siempre completamente abierto dentro de la compañía", se distanció del antiguo jerarca.

Whitmarsh admitió que el debut de Hamilton, con apenas 22 años, sorprendió a todos en 2007. En principio iba a ser su año de aclimatación. Para pelear el título, las flechas de plata habían fichado a Alonso, que llegaba de ganar dos campeonatos del mundo de Fórmula 1 con Renault y cuya adquisición se había anunciado un año antes.

"Creo que lo que nos llevó a esa situación fue que Lewis fue en su primer año considerablemente mejor de lo que todo el equipo y el propio Fernando esperaba. Lewis fue un fenómeno sorprendente en su primer año", admitió el ingeniero británico.

Hamilton demostró su talento, peleó por las victorias desde el principio y la batalla por el título se dilucidó dentro mismo de la escudería para alegría de Ferrari. Alonso quería ser el número uno, Hamilton no estaba dispuesto a frenar y Dennis, que había visto y hecho crecer al británico, no estaba dispuesto a hacerlo parar. La prensa británica descubrió a su mesías, a un presente y futuro campeón. Y en un equipo inglés. El español denunció trato de favor para su compañero. Y de la batalla nadie salió triunfador.

"Me arrepiento de que no hiciéramos que funcionara bien. Fue una combinación de errores de todos. No importa, lo que pasa es que la relación fracasó. Deberíamos haber ganado el campeonato en 2007, pero no lo logramos", recordó Whitmarsh. Hamilton dejó escapar al final un título que tenía en el bolsillo. El Ferrari de Kimi Raikkonen lo logró en el cierre del año en Brasil por un solo punto. Alonso siempre eximió a Hamilton de la culpa. No así a Dennis. A final de año, el español regresó a su casa de Renault.

"Es raro que sea sólo la culpa de uno. El hecho es que Fernando es un individuo muy centrado, decidido y competitivo, como Lewis. Si pones todo junto ocasionalmente va a haber problemas. Llegamos a situaciones que no supimos manejar como equipo y yo también estuve involucrado. Fracasamos, Fernando es un gran piloto, la relación fracasó y es decepcionante", admitió a dpa Whitmarsh una vez que el tiempo ha cerrado las heridas y permite un análisis más frío, ya sin Alonso ni Dennis cerca.

"Fernando puede pensar que sólo hay un culpable, pero es una persona inteligente. Es normal en una relación en la que hay diferentes personalidades. Todas querían ganar. Creo que esa tensión y la propia competición de la Fórmula 1 hizo de catalizador y fracasamos. Cualquier persona inteligente admitirá que no fue sólo culpa de una persona al 100 por ciento. Todos contribuimos a ello de alguna manera. Me arrepiento de no haber hecho más".

¿No había otra solución que separar los caminos? "En ese momento, lo correcto era hacer eso. El es un gran piloto, nosotros un gran equipo y podríamos haber logrado más éxitos de los que conseguimos", lamentó.

El británico espera que el próximo año los destinos de McLaren y Alonso se vuelvan a juntar, pero esta vez como rivales en la pista y con el piloto español a los mandos de un Ferrari. "Fernando es un fenómeno y no tenerlo es una pena. Parece que se va a ir a Ferrari. Es un gran equipo y Fernando es un gran piloto, como nosotros sabemos", dijo ya de cara a la temporada 2010.

"Si estoy en lo cierto, se va a ir a Ferrari. Será interesante, porque Ferrari tiene ya contrato con dos pilotos. Tendrá tres pilotos y dos coches, uno de ellos tiene que salir. El mercado de pilotos está esperando el primer movimiento y ése es la formalización de la marcha de Alonso a Ferrari. Y ahí empezará la cascada". "Hay dos o tres pilotos que pueden influir el mercado. Lewis es uno de ellos, pero va a quedarse. Fernando es la mayor estrella que probablemente se vaya a mover".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios