El 'procés' comienza a dar pasos atrás

  • Puigdemont retrasa otro día su comparecencia en el Pleno, mientras parte del PdeCAT aboga ya por retirar la declaración de independencia

Carles Puigdemont, ayer, en el Palau de la Generalitat. Carles Puigdemont, ayer, en el Palau de la Generalitat.

Carles Puigdemont, ayer, en el Palau de la Generalitat. / Quique García / efe

Comentarios 1

El botón rojo contra la independencia de Cataluña no estaba en el Palacio de la Moncloa, sino en la sede de los consejos de administración de las grandes compañías de la Diagonal. El Sabadell, Caixabank, Catalana Occidente, Gas Natural, Freixenet... Los grandes nombres de la empresa catalana están sacando sus domicilios sociales de la comunidad. El procés comienza a dar sus pasos hacia atrás, la insurrección de la Generalitat y el Parlamento autonómico aún está lejos de apagarse, pero los titubeos y las dudas se materializan en decisiones ejecutivas.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha vuelto a atrasar su intervención en la Cámara, la alocución que supuestamente debía dar paso a la proclamación de la República catalana. Lo hace para sortear la prohibición del Tribunal Constitucional, que anuló el Pleno convocado para el lunes, pero también ha cambiado el objeto, al menos de modo formal. Si hasta ahora iba a referirse a los resultados del referéndum del 1-O y a sus consecuencias, la intervención del martes evita esto y se produce para hablar de la situación política de Cataluña.

El lunes pasado, Puigdemont fue muy claro, los resultados eran válidos y vinculantes, debían llevar, por tanto, a la aplicación de las leyes del 6 y 7 de septiembre; es decir, a la proclamación de la república. Ahora ni ERC ni el PdeCAT, tampoco la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, se atreven a adelantar si ese día habrá una declaración unilateral de independencia. Sólo la CUP sigue apostando por ello. Su diputado Carles Riera aseguró que Puigdemont debe ser "histórico y determinante", y que de momento no aprecia una rectificación por parte del Govern. Pero la realidad indica otra deriva. El ex presidente Artur Mas declaró en el Financial Times que Cataluña "aún no está preparada para la independencia real". La explicación es de suma importancia por cuanto Mas ha formado parte del estado mayor de los separatistas, estaba entre los conjurados, no es ni un ex ni un verso suelto y es, además, el presidente del PdeCAT. Mas emitió un comunicado con el que corregía al principal rotativo económico del mundo; según el ex presidente, no llegó a declarar eso.

Lo que una parte de la antigua Convergència ha buscado durante estos días es una mediación internacional, o del propio Rey, para encontrar una salida airosa que pudiese vender al resto de sus aliados, de ERC y de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC). Como no ha sido así, ha ofrecido la retirada de la declaración si se producía un "gesto" del Gobierno central. Tampoco lo hay, más allá de que su delegado en Barcelona, Enric Millo, se haya disculpado por las cargas policiales del domingo pasado.

La intervención de Puigdemont se produce a petición de Catalunya Sí que es Pot, los aliados de Podemos en la comunidad. Este partido lo solicitó después de que el Constitucional anulase el Pleno del lunes y advirtiese que todos las decisiones serían nulas. La comparecencia abrirá un turno de réplica de los partidos, pero se trata de un Pleno ordinario que en cualquier momento podría ser alterado. Desde ahora hasta el martes, las familias independentistas tratarán de encontrar una salida que sea airosa y que evite el conflicto con el Constitucional, pero aún no se puede descartar la declaración.

La Generalitat hizo públicos los resultados finales del referéndum, que es un requisito para que el Parlamento declare la independencia. Votó el 43,03% del censo llamado (5.313.564 personas), lo que demuestra que la capacidad de movilización de los independentistas sigue siendo muy alta -votaron bajo la acción de las fuerzas de seguridad del Estado y en una situación de semi clandestinidad- , pero que no son mayoritarios en el conjunto de la comunidad. En la consulta del 9 de noviembre de 2014, la que fue convocada por Artur Mas, votaron cerca de 100.000 personas más, aunque en esa ocasión el censo estaba abierto a los mayores de 16 años. De los votantes, el 90,1% lo hizo a favor del sí: 2.044.038 personas. La Generalitat indica que no ha podido contabilizar las papeletas de las urnas que se llevó la Guardia Civil y la Policía Nacional en algunos colegios electorales.

Pero los datos carecen de credibilidad. Se sigue sin saber quiénes han validado los resultados, ya que la sindicatura electoral fue suspendida por la Generalitat para evitar las multas de 12.000 euros diarios a sus componentes. El consejero de Presidencia, Jordi Turull, aseguró que se había nombrado una junta alternativa que permanecería secreta para evitar la actuación de los jueces. No ha sido así, en el momento de confirmar los datos no hay señales de esas "personalidades" que fueron anunciadas también por el vicepresidente Oriol Junqueras. Puigdemont ya entró en contradicción el pasado lunes, cuando contestó que la sindicatura era conocida por todos y sería válida.

Los resultados del 1-O se han facilitado por provincias y municipios. Donde más se votó fue en Gerona, con una participación del 53%. La menor fue en Tarragona, con un 40,6%. En Barcelona se registró una participación del 41,2%. Hay poblaciones donde hubo más votantes que censados, y eso se puede deber a que una hora antes de abrir las urnas la Generalitat comunicó que se votaría por censo único; es decir, el ciudadanos podía dirigirse a cualquier colegio, y la gente se concentró en aquellos que no fueron cerrados por los policías d ellos diferentes cuerpos.

La ANC tiene previsto convocar una movilización "masiva" el día del Pleno de la independencia, pero la demora comienza a hacer dudar a la organización que controla la calle. Es de esperar que la manifestación siga activa para el martes, pero también hay dudas. Lo que sí se celebrará mañana en Barcelona es una manifestación en favor de la unidad de España convocada por Societat Civil de Catalana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios