Las mafias se embolsan 100.000 euros por cayuco de África a Canarias

  • Los 'sin papeles' subsaharianos pagan un mínimo de 600 euros sin tener siquiera garantizada la salida de la embarcación · El precio puede alcanzar los 1.800 euros si la travesía se realiza en un pesqueroLa barquilla, con 11 menores a bordo, arribó al puerto de Los Cristianos sin ser detectada

Las mafias que se aprovechan de los ciudadanos que buscan en Europa una oportunidad para salir de su miseria, ganan unos 100.000 euros por cada uno de los cayucos que parten de África hasta las Islas Canarias y que tienen como media unos 150 inmigrantes a bordo, según un artículo publicado en el último boletín del Real Instituto Elcano. Además, el comandante de la Guardia Civil y jefe de Planes y Organización del Centro de Coordinación Regional de Canarias, Francisco Javier Vélez Alcalde, autor del citado texto, asegura que estos grupos criminales "operan bien en connivencia con algunas autoridades locales o bien aprovechándose de su despreocupación". Según datos del comandante de la Benemérita, para los inmigrantes que salen desde Mauritania, Senegal o Cabo Verde el precio del billete de las pateras oscila entre los 600 euros, cantidad que los sin papeles pagan sin que tengan asegurada la salida de la embarcación y sin que se les proporcione apoyo logístico alguno, y los 900 euros, viajes en los que las salidas están garantizadas y en los que se incluye apoyo logístico así como un vestuario adecuado para los inmigrantes.

Pero el trayecto desde el Sáhara occidental es aún más caro, aunque existen diferencias dependiendo del origen de los inmigrantes. Desde allí, los que sean de origen subsahariano y asiático deben pagar entre 800 y 1.000 euros, mientras que los que sean marroquíes deberán abonar a las mafias entre 400 y 600 euros. El precio alcanza los 1.800 euros en el caso de que la travesía se realice en un barco pesquero, por lo que teniendo en cuenta todos los datos se calcula que, de media, las mafias se embolsan más de 100.000 euros por cada uno de los cayucos.

Uno de los datos más preocupantes que se desprenden del estudio es que, según Vélez Alcalde, los grupos criminales que organizan estos viajes hasta las costas españolas "operan en connivencia con algunas autoridades locales o aprovechándose de su despreocupación". Del mismo modo, recuerda que muchos de esos viajeros se ven obligados a pasar "largos y penosos itinerarios por tierra, que pueden durar meses", hasta llegar a las costas desde donde parten las embarcaciones en cuestión.

El guardia civil explica también que, a su juicio, la causa de esta afluencia masiva de sin papeles es "la desigualdad de oportunidades en ambas orillas del Atlántico y del Mediterráneo", y añade que la lucha contra este tipo de inmigración "está generando importantes gastos para Europa y un especial esfuerzo económico, material y humano a la Administración española".

Por otra parte, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta ha señalado que espera que España y Marruecos puedan alcanzar un acuerdo para repatriar a los menores marroquíes que se encuentran en la ciudad, ya que en todos estos años no se ha podido realizar ninguna repatriación. Fuentes del área de Menores del Ejecutivo ceutí se han referido ante Efe a la decisión del Gobierno marroquí de aplazar, por razones de protocolo, la reunión en la que tenía previsto aprobar varias disposiciones, entre ellas un acuerdo sobre repatriación de menores.

Un cayuco con 56 personas a bordo, entre ellas once posibles menores de edad, llegó por sus propios medios sobre la una de la madrugada del domingo al puerto de Los Cristianos (Arona), en el sur de Tenerife, según informó el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES 112).

Todos los ocupantes son varones y llegaron en buen estado de salud, de manera que sólo fue necesario realizar el traslado de uno de ellos a un centro de salud de la zona, según precisaron las mismas fuentes.

La barquilla llegó por sus propios medios a la instalación portuaria, sin que fuera detectada por los equipos de control, y fueron los vecinos de la zona los que dieron aviso al 112. Asimismo, la Guardia Civil detuvo el pasado sábado en Cartagena a diez inmigrantes de origen argelino que habían llegado a la costa a bordo de un bote y entrado de forma irregular en España, con lo que ya son 17 los arrestados, que se suman a los 21 localizados el viernes en la misma zona, informó la delegación del Gobierno en Murcia.

Los diez últimos inmigrantes fueron localizados en la zona de cabo de Aguas, cerca del complejo petroquímico del valle de Escombreras. Primero fueron trasladados al cuartel de la Guardia Civil de Cartagena, desde donde pasaron a disposición de las autoridades competentes de tramitar sus expedientes de expulsión, en la comisaría de la Policía Nacional de la ciudad portuaria.

Unas dos horas antes de ser localizadas estas diez personas, la fragata de la armada francesa Ailette y el patrullero Atalaya, de la española, rescataban a siete inmigrantes que viajaban en un bote a la deriva a unas 60 millas al sur de Cartagena, en la costa murciana.

Según informan fuentes de la Sociedad Estatal de Salvamento y Seguridad Marítima de Cartagena, que colaboró en el rescate, y de la Fuerza de Acción Marítima, el patrullero de altura español realizaba una operación por la zona junto a la fragata gala Ailette y el buque Montcalm, también francés, cuyas dotaciones avistaron la embarcación sobre las nueve de esta mañana.

La pequeña embarcación se había quedado sin combustible con siete personas a bordo, una de ellas con necesidad de atención médica, por lo que fue monitorizada y la esperó en el muelle militar de La Curra una ambulancia y diverso personal médico de Cruz Roja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios