El homenaje del 11-M se aplaza un día por coincidir con la protesta sindical

  • Botella considera una "falta de sensibilidad" manifestarse en una fecha "tan dolorosa"

Comentarios 2

El homenaje que cada año se rinde en Madrid a las víctimas del 11-M se celebrará "en principio" el lunes 12 de marzo, para evitar que coincida con las movilizaciones planeadas por los sindicatos en contra de la reforma laboral en el mismo día en que se conmemora el octavo aniversario de los atentados.

Así lo anunció ayer el vicepresidente regional, Ignacio González, tras el Consejo de Gobierno donde explicó que el Ejecutivo madrileño se puso en contacto con las asociaciones de víctimas del terrorismo sobre "la posibilidad de celebrar el acto de homenaje" del 11-M la mañana del lunes 12 de marzo, "para evitar la manipulación" de esta fecha por parte de los sindicatos.

Según González, las asociaciones de víctimas "han dicho en principio sí" a la propuesta, por lo que admitió que "casi con toda seguridad" el homenaje tendrá lugar un día más tarde y coordinado "como siempre" con el Ayuntamiento de Madrid. El vicepresidente regional tildó de "absolutamente inaceptable e impresentable" la actitud de los sindicatos y consideró "indignante" que digan que lo hacen porque quieren "homenajear a los trabajadores y sólo a los trabajadores" que murieron ese día, cuando hubo cientos de fallecidos.

Este hecho implicaría, dijo, "pone de manifiesto el grado de deterioro" y la "confrontación a la que han llegado los sindicatos, al querer utilizar a las víctimas del 11-M para justificar su estrategia".

Dijo, además, que el Gobierno de Madrid "comparte totalmente las críticas" de las asociaciones de víctimas y que éstas son también "favorables" a cambiar este año la fecha del homenaje "para evitar algún conflicto" y la "manipulación de los sindicatos".

Así, González aprovechó para recordar que "la instrumentación de todo esto la hizo el PSOE en su día" y en concreto, el líder del PSM, Tomás Gómez, que, indicó, "fue expresamente el que se negó a venir a los actos institucionales anteponiendo sus intereses políticos a los intereses generales de todos los ciudadanos" y ahora los sindicatos "hacen una cosa parecida".

También habló la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que lamentó la "falta de sensibilidad" de los sindicatos, que tendrían que dedicar el día a "recordar y consolar a las víctimas" de la "fecha más dolorosa de la historia reciente". "Es un momento suficientemente complicado para que los sindicatos se responsabilicen de provocar movimientos que no van a beneficiar nada. El derecho a manifestarse es libre pero hay que saber lo que nos jugamos", advirtió. La popular aseguró que la situación "retrata" a unos sindicatos que han estado "poco activos durante años". "El derecho a manifestarse es libre pero hay que saber lo que nos jugamos", insistió.

Por su parte, la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que comenzó su carrera en el PSOE como afiliada en UGT, dijo que es de "bastante mal gusto" la convocatoria de los sindicatos, y que podrían "encontrar otra fecha".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios