Un empresario atribuye a Urdangarín capacidad de decisión en Nóos

  • El consultor valenciano Miguel Zorio niega que hiciera facturas falsas para el duque y su ex socio

Miguel Zorio, administrador de Lobby Comunicación, empresa que trabajó con el Instituto Nóos de cara al Valencia Summit y los Juegos Europeos, atribuyó ayer al duque de Palma, Iñaki Urdangarín, y a su ex socio Diego Torres "la misma capacidad de decisión" al frente del Instituto Nóos, aseverando que su relación con el mismo siempre fue a través de ambos.

El consultor valenciano, cuya empresa facturó de 2005 a 2009 una media de 120.000 euros anuales a Nóos por sus servicios de comunicación y realizó encargos por un total de 320.000, declaró ayer como imputado ante el juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, y negó haber realizado facturas falsas a petición de Urdangarín y Torres, al ser preguntado por la relación de facturas por valor de 70.000 euros emitidas contra su empresa por Torres Tejeiro Consultores.

A su salida de los Juzgados, acompañado por su letrado Pablo Delgado, Zorio manifestó a los medios de comunicación que en su declaración estuvo "tranquilo" como "no puede ser de otra forma en alguien que dice la verdad", y respecto a las facturas investigadas apuntó que tenían "un servicio real detrás" por parte de su sociedad. "He venido a defender mi trabajo y el de mi empresa", espetó Zorio.

El encausado fue interpelado en torno a unas anotaciones manuscritas en las que se refleja que Torres Tejeiro facturó contra Lobby por importe de 210.000 y 208.595 euros, lo que admitió el empresario, si bien, ratificando la declaración que prestó en dependencias de la Policía Nacional, puntualizó que no se cruzaron facturas falsas a fin de obtener beneficios fiscales.

De hecho, sobre la segunda factura señaló que corresponde a los Juegos Europeos por llevar el gabinete de comunicación y la oficina del proyecto en Valencia, una función por la que el consultor, a pesar de que el evento nunca se llevó a cabo, cobró 208.595 euros en 2006, otros 250.000 en 2007 y unos 80.000 en 2008. Mientras tanto, abonó 80.000 euros a Nóos por la primera fase del proyecto, que consistía en analizar la viabilidad del mismo.

El encausado ratificó que los Juegos finalmente no se celebraron debido a las discrepancias entre el Instituto Nóos y la Generalitat valenciana, cuyo presidente entonces, Francisco Camps, decidió que Nóos liderase el proyecto.

Finalmente, recordó cómo cuando Urdangarín y Torres rompieron la relación que mantenían, el duque de Palma le llamó para decírselo y comentarle que había analizado las cuentas de Nóos, tras lo cual percibió que Torres "le estaba robando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios