La asociación de Manjón considera a El Egipcio un "ornitorrinco procesal"

  • La defensa de Rabei Osman dice que la sentencia del 11-M no acredita que sea un terrorista

El claro protagonista de la vista de ayer de los recursos del 11-M en el Tribunal Supremo fue Rabei Osman El Sayed, El Egipcio, absuelto por la Audiencia Nacional al estar ya condenado por los mismos hechos en Italia. La Fiscalía sólo ha recurrido esta absolución al entender que puede ser condenado en España al no ser todavía firme la condena, pero su abogado intentó mantener su absolución a capa y espada.

El letrado, Endika Zulueta, sostuvo que El Egipcio ya ha sido condenado en el país donde fue arrestado y una persona no puede ser juzgada dos veces por los mismos hechos. Entiende que es indiferente si la sentencia es firme o no porque ya ha sido juzgado y por tanto, no puede volver a serlo de nuevo. Por ello, pidió al tribunal, presidido por Juan Saavedra, que aplique el "sentido común" y no un "derecho sin sentido". Zulueta solicitó que se retire de la sentencia de la Audiencia Nacional cualquier consideración de "terrorista" a su defendido ya que el tribunal no detalla en aquella ningún acto que acredite dicha pertenencia.

La Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, presidida por Pilar Manjón, comparó a El Egipcio con un "ornitorrinco procesal", que no se sabe muy bien lo que es. "Se sabe que es un terrorista, que ha participado en los atentados pero no puede ser condenado", indicó el abogado José María Fuster-Fabra. A su juicio, la estrategia de Zulueta es que el Supremo retire cualquier mención de terrorista a El Egipcio para llevar la sentencia a Italia y pedir su absolución. Esta asociación mantiene que debe ser condenado porque la célula de Milán y la de Madrid son diferentes. "Parece que porque una persona forme una célula en un país ya tiene libertad para actuar en el resto", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios