Zapatero descarta implicar al Rey en el caso Haidar

  • El jefe del Ejecutivo destaca que "todo el Gobierno" trabaja para buscar una solución y aboga por conservar las buenas relaciones con Marruecos

 El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó este domingo que todo el Ejecutivo, principalmente el Ministerio de Asuntos Exteriores, está "haciendo gestiones" para buscar una "solución razonable" a la situación de la activista saharaui Aminatu Haidar y pidió que se le deje trabajar para lograrla. "Desde el primer momento el Gobierno está trabajando con toda su capacidad dentro de los límites que todo el mundo puede entender", explicó. También el líder de la oposición, Mariano Rajoy, habló hoy del 'caso Haidar', pidiendo al Ejecutibo que no "tiera la toalla". El presidente popular apuesta en este caso por dar batalla diplomática y censurar "espectáculos no edificantes" ante la sociedad.

A su llegada al Congreso, que hoy acoge la recepción por el 31 aniversario de la Constitución, el jefe del Ejecutivo negó que su Gabinete haya "tirado la toalla en este asunto" y quiso dejar claro que el Ejecutivo "puede hacer lo que está a su alcance, pero no lo que no está a su alcance" en este tema. En este contexto, detalló que el Ejecutivo trabaja en una "doble dirección": por una parte, hace "todo lo posible en cuanto situación personal de Haidar", que hoy cumple 21 días en huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote", y, por otra, busca una "salida" a una coyuntura que, insistió, "no es nada fácil".

Preguntado sobre si se ha planteado pedir la mediación del Rey, rechazó trasladar "a otra instancia que no sea el Gobierno" la tarea de la búsqueda de una solución a este episodio. "Hay que situar las cosas en su dimensión y en su alcance, eso es lo lógico", apuntó, destacando que el Ejecutivo el que "puede y debe intentar" poner fin a este contencioso.

Al presidente del Gobierno también se le pidió opinión sobre si esta cuestión puede perjudicar la relaciones bilaterales con Marruecos. A este respecto, recordó que una de las prioridades de la política exterior española es "mantener buenas relaciones" con todos países "vecinos", con lo que, señaló, se comparten "áreas de intereses en muchos campos importantes". "A veces surgen dificultades y debe prevalecer el interés general", agregó, reiterando que el Gobierno está haciendo "todo lo que está a su alcance" y que espera que se pueda "ver una solución razonable" a este asuntos, "pensando sobre todo y por supuesto en la persona de Haidar".

Anteriormente a las declaraciones de Zapatero, el presidente del PP había señalado que desde su formación tienen  la "sensación" de que el Gobierno ha "tirado la toalla" en el 'caso Haidar. Por ello reclamó al Ejecutivo que dé "la batalla diplomática" para solucionar su situación y pidió el fin de "espectáculos" que, a su juicio, "no son edificantes".

A su llegada al Congreso, el líder del PP incidió en que la primera "prioridad" de las instituciones y autoridades públicas es "preservar la vida" de Haidar. A partir de ahí, recalcó, el Ejecutivo "tiene seguir haciendo gestiones diplomáticas" para lograr el regreso de Haidar a su tierra. "Da sensación de que el Gobierno ha arrojado la toalla en ese asunto y eso no se puede hacer de ninguna manera. Hay que dar la batalla diplomática hasta último momento y que terminen los espectáculos no son ciertamente edificantes", apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios