El Senado desaprueba los vetos de PP y CiU a los Presupuestos

  • La Cámara Alta introducirá enmiendas al proyecto por primera vez en tres años

El Pleno del Senado rechazó ayer los vetos del PP y de CiU a los Presupuestos Generales del Estado de 2010, con lo que por primera vez en tres años la Cámara Alta introducirá enmiendas y cambios a las cuentas públicas.

Los vetos a los Presupuestos recibieron 126 votos a favor procedentes únicamente de los grupos parlamentarios del PP y CiU, 128 en contra y una abstención, de UPN.

No obstante, estas iniciativas de devolución de las cuentas al Gobierno ya fueron rechazadas en comisión la pasada semana, tras el acuerdo al que llegó el PSOE con ERC e IU-ICV, y al que se sumaron BNG y Grupo Mixto, y que permitió incorporar 90 enmiendas (16 del PSOE y el resto pactadas con estos grupos) a los Presupuestos de 2010 en su tramitación en comisión por un importe de 42,5 millones de euros.

Esta situación no se producía desde la tramitación de los Presupuestos de 2007, ya que en los dos años posteriores sí triunfaron los vetos presentados a las cuentas del Estado.

En la defensa de los Presupuestos, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, confió en que la economía española crezca ya en todos los trimestres del próximo año y añadió, que por ello, la subida del IVA, prevista para el segundo semestre, se producirá cuando la recuperación esté consolidada. Salgado indicó que los Presupuestos son los "mejores posibles" y añadió que contienen "un diagnóstico realista, estimulan la reactivación económica y garantizan la protección de los más afectados por la crisis".

Por su parte, el senador del Grupo Popular Francisco Utrera acusó a los partidos políticos nacionalistas que apoyarán los Presupuestos para 2010 en el Senado de "colaborar" con la subida de impuestos y el crecimiento del déficit, y criticó que estas cuentas públicas sean un "mero trámite" para el Gobierno.

Utrera aseguró que los Presupuestos Generales de 2010 se han reducido "a poco más de un mercadeo de votos" de partidos políticos que buscan beneficios propios y locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios