Rajoy no suelta prenda

  • El líder del PP mantiene el hermetismo sobre el nuevo organigrama popular y mantiene en el aire hasta el sentido de su voto en la investidura de Zapatero

No dice una palabra. Mariano Rajoy no suelta prenda sobre su futuro equipo y da a entender que hasta mañana o el viernes no despejará la incógnitas más inmediata, la designación del portavoz del grupo en el Congreso. Se da por hecho que Pío García Escudero continuará como portavoz en el Senado, aunque también se apunta que Rajoy podría tenerlo en la secretaría general del partido, lo que le obligaría a renunciar a la portavocía.

Todo en el PP se mueve en el terreno de la especulación, incluso los que han hablado con Rajoy afirman que el presidente del partido no solo no les ha adelantado nada sobre sus proyectos respecto al nuevo equipo, sino que incluso ha hecho alarde de que no tiene prisa. Pero la tiene: el lunes se reúne la Junta Directiva Nacional -ejecutiva mas diputados y senadores-, que tendrá que ratificar los nombramientos que proponga el presidente del partido.

Las quinielas siguen apuntando que el portavoz podría ser Esteban González Pons -que fue portavoz en el Senado durante cinco años-- Soraya Sáenz de Santamaría o Manuel Pizarro. Pero a raíz de que se conociera que José Antonio Alonso era el elegido de Zapatero para ser portavoz del Grupo Socialista, otro nombre se ha incorporado a esa terna: Ignacio Astarloa, experto en cuestiones judiciales y de política interior, como Alonso, y que además mantiene una buena sintonía personal con el todavía ministro de Defensa. Pero no es más que especulación, ni un dato apunta a que Mariano Rajoy esté pensando en él. Ni tampoco en ninguno de los anteriores.

Rajoy lo mantiene todo en el aire hasta el último momento. Si hasta un día antes de la constitución de las Cortes Generales, el 1 de abril, no se conocerán quiénes ocuparán los cargos de la Dirección del Grupo Parlamentario en el Congreso y el Senado, el líder del PP avanzó ayer que no se sabrá el sentido del voto de su partido en la sesión de investidura del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hasta el mismo día del debate, por lo que emplazó al socialista a "mover ficha" y dar a conocer sus propuestas porque "a ciegas nadie da su voto ni a favor, ni en contra, ni se abstiene". "Desconozco qué pretende hacer el presidente, quiénes van a ser sus socios, cuáles van a ser sus prioridades", reiteró Rajoy.

En cuanto a la futura ejecutiva del PP, que saldrá del congreso de junio, todo se mantiene también en el más absoluto de los secretos, porque hasta el momento Rajoy solo se ha preocupado por saber si estaban en marcha las cuestiones procedimentales.

El lunes, la directiva nacional debe aprobar la fecha que le propongan para el Congreso como el lugar de celebración. En principio sería Madrid, pero se analiza también la propuesta de Camps para que sea Valencia.

Y también debe aprobar la Junta Directiva Nacional el número de compromisarios y el número de ponencias a debatir en ese congreso, así como los ponentes que las defenderán.

En todo ello trabaja estos días el secretario general del primer partido de la oposición, Ángel Acebes, que está obligado a tener todo resuelto antes del lunes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios