España

Rajoy apunta que con Felipe González hubo dimisiones por espionaje

  • El líder del PP se ha referido a la dimisión de Narcís Serra como vicepresidente y ha pedido a De la Vega que explique en el Parlamento cómo utiliza a la Fiscalía

Comentarios 12

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha recordado que en 1995 el entonces vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, tuvo que dimitir por espionaje a políticos, así como que diez años antes, un juez investigó el espionaje del Gobierno a Alianza Popular y al Partido Comunista de España (PCE). El líder popular ha criticado lo que considera una desigualdad de trato a los militantes del PP cuando se les detiene, y también por parte de la Fiscalía, a la que ha reclamado conocer su postura sobre las subvenciones de la Junta de Andalucía a la empresa en la que trabaja la hija de Manuel Chaves, y sobre los gastos del ex director del CNI cuando estaba al frente del centro. Rajoy ha denunciado asimismo las filtraciones de los sumarios que afectan a militantes populares y las detenciones televisadas, que ha asegurado que "jamás" se produjeron cuando gobernaba el PP.

Rajoy ha denunciado que tanto las filtraciones de los sumarios como de las conversaciones telefónicas que no se han incorporado al sumario suponen un delito, y ha recordado que el Estado italiano fue condenado en su día por las filtraciones que se produjeron en el sumario contra Bettino Craxi, quien fuera primer ministro italiano entre 1983 y 1987, que fue condenado en 1994 a 27 años de cárcel por corrupción en el caso Manos Limpias.

El líder popular ha reclamado al Gobierno que actué como lo hicieron los ministros de Interior que tuvo el Partido Popular. "Que actúe como lo hice yo cuando fui ministro del Interior, el señor Mayor Oreja o el señor Acebes: con normalidad, tranquilidad y respetando los derechos de la gente". Según ha dicho, "el señor Aznar, desde luego, no tuvo que dar explicaciones por acontecimientos como estos".

Rajoy ha calificado de "muy preocupantes" algunos hechos que se están produciendo, entre los que ha citado el "trato distinto" de la Fiscalía a los militantes del PP y a los del PSOE, las detenciones "televisadas" de miembros de su partido a los que se "esposa", las "filtraciones de sumarios secretos" y de "conversaciones telefónicas que no se han incorporado al sumario". A estos dos últimos asuntos los ha calificado de "delitos".

Rajoy ha señalado que no entiende "por qué la gente se rasga las vestiduras" por la denuncia del Partido Popular de que se ha producido espionaje y "grabaciones de conversaciones de dirigentes políticos". "No es la primera vez que ha ocurrido esto con gobiernos del PSOE", ha dicho. "Ya en el año 1985 en un sumario que llevó a cabo el juez Vázquez Honrubia hubo denuncias muy fuertes y muy contundentes por actuaciones contra partidos políticos por parte del Gobierno", ha recordado. Rajoy se ha referido de este modo a la investigación que realizó en 1985 el titular del Juzgado número 21 de Madrid, José María Vázquez Honrubia, tras las denuncias de Alianza Popular y del Partido Comunista de España (PCE), tras comprobar que algunos dirigentes socialistas estaban utilizando documentos y discursos suyos que aún no se habían hecho públicos.

Además, "algunos años después", en 1995, "nada menos que un vicepresidente del Gobierno (Narcís Serra) tuvo que dimitir por un caso de espionaje". "Incluso se llegó a espiar y lo publicaron todos los medios de comunicación, a su Majestad el Rey", ha asegurado Rajoy, por lo que ha insistido en que "no hay por qué rasgarse las vestiduras" por las denuncias que está realizando actualmente el PP.

Rajoy ha insistido en que el Gobierno y Rodríguez Zapatero tienen "una responsabilidad muy grave en este asunto" y ha recalcado la necesidad de que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, comparezca en el Parlamento para explicar "cómo está utilizando ella a la Fiscalía". El presidente del PP ha recordado las declaraciones de la vicepresidenta en las que anunciaba que la Fiscalía General recurriría el archivo de la causa contra el presidente valenciano, Francisco Camps. "Una imagen vale más que mil palabras", ha exclamado, para añadir que "era tremendo ver la portada que dio la vicepresidenta del Gobierno que, desde América, dijo que la Fiscalía iba a recurrir de inmediato".

El dirigente popular ha pedido a De la Vega que explique "por qué tiene que recurrir eso la Fiscalía", y se ha preguntado "quién es ella para recurrir eso y para darle instrucciones a la Fiscalía sin haberse leído ni siquiera el auto de archivo porque no tuvo tiempo material para hacerlo". En este sentido, ha advertido que si la vicepresidenta no da explicaciones, esta será la primera pregunta que haga a Zapatero en el nuevo periodo de sesiones.

Rajoy se ha quejado asimismo de que aún no se ha tomado "ninguna medida" contra el responsable de que los detenidos del PP en Baleares fueran esposados a los juzgados y de la no comparecencia del Fiscal General en el Parlamento, tras haberlo pedido cuatro veces, dos en febrero y dos en julio. "Parece que él cree que su actuación no está sometida al control parlamentario", ha dicho.

Trato distinto al PP

A estas denuncias, el presidente del PP suma el distinto trato que en su opinión está dando la Fiscalía. Según ha explicado, le "gustaría que también la Fiscalía acusara" en "el caso del señor Chaves, que tiene una denuncia en el Tribunal Supremo por dar una subvención a una empresa en la que estaba su hija" y en el "caso del CNI". Sobre esta última cuestión, ha afirmado que "hay documentos que están en el Congreso, que no son secretos porque no afectan a la seguridad del Estado, sino que afectan al uso de fondos públicos" que considera que "deberían hacerse públicos y provocar una actuación de la Fiscalía".

El presidente del PP ha señalado que muchos de los casos que se abren contra el PP después son archivados, y ha citado los de Camps o el vicepresidente canario, José Manuel Soria, además de 38 de los 40 casos abiertos en la región de Murcia contra militantes populares. "Alguna responsabilidad tendrá en estos asuntos el Fiscal General", ha exclamado, para añadir que "sorprende la saña con la que se actúa". En su opinión, el Gobierno está "liquidando el principio de igualdad" ante la Ley.

Según el presidente del PP, el objetivo del Gobierno es "distraer" la atención de lo que "verdaderamente es importante", que es la "grave crisis económica" por la que atraviesa España. "A eso debería dedicarse el Gobierno", enfatizó.

Sin embargo, considera que el Ejecutivo tiene como "eje básico de su política arremeter contra la oposición", y está provocando un "déficit" en la "salud de las instituciones", con "juicios paralelos" de dirigentes políticos que calificó de "inadmisibles". "Tanto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, como el propio CGPJ, dijeron que los juicios paralelos eran inadmisibles", recalcó.

Por ello, recordó que su partido ya ha emprendido algunas acciones judiciales y, aunque no quiso desvelar qué otro tipo de acciones están estudiando, añadió que "no renuncian a nada", pero, dijo, "antes vamos a darle al Gobierno la posibilidad de explicarse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios