Policía, neonazis y antifascistas libran una batalla campal en pleno centro de Madrid

  • Siete detenidos y cuantiosos daños en el mobiliario urbano de Tirso de Molina y La Latina

Comentarios 13

La zona de Tirso de Molina y el barrio La Latina, en pleno centro de Madrid, fue ayer escenario de una batalla campal entre los antidisturbios de la Policía Nacional y grupos neonazis y antifascistas. Siete personas fueron detenidas tras los incidentes, en los que los agentes cargaron con pelotas de goma y gases lacrimógenos contra más de dos centenares de radicales de ambos grupos.

Medio millar de antifascistas continuaba en el lugar a las diez de la noche. A causa de los altercados, se registraron cuantiosos daños materiales en el mobiliario urbano como la quema de contenedores y cabinas telefónicas, así como algún vehículo que estaba estacionado en la zona.

Para evitar mayores altercados, los agentes desalojaron la plaza, mientras que el grupo de ultraderecha, que había convocado un acto electoral con la autorización de la Delegación de Gobierno en Madrid, se mantuvo en la boca del Metro de Tirso de Molina.

Pero el despliegue de seguridad de la Delegación de Gobierno, que incluyó más de veinte furgones de antidisturbios, no impidió que se produjeran incidentes entre ambos grupos. Al grito de "lo, lo, lo, que viva España", los neonazis fueron respondidos por los antisistemas con "asesinos, nazis, fuera". Entretanto, subió la tensión en este céntrico barrio de la capital y los manifestantes se dispersaron por las calles adyacentes.

Al tiempo que se producía la carga policial, un grupo de antifascistas quemó varios contenedores para improvisar una especie de barricada a fin de impedir ser golpeados por las pelotas de goma. Otros tantos se desplazaron hacia el barrio de La Latina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios