El PP teme movimientos en la Comunidad Valenciana para que vuelva Camps

  • El ex presidente valenciano asegura en una entrevista estar preparado para volver a dirigir la Generalitat valenciana e incluso para ser presidente del Gobierno.

Comentarios 12

Las declaraciones de Francisco Camps a una revista, en las que asegura que está preparado para volver a la primera línea política, han avivado los temores de la dirección nacional del Partido Popular a que el sector afín al ex presidente esté asfaltando el camino para copar de nuevo la cúpula del PP valenciano. La preocupación no surge ahora, sino que viene de lejos, en concreto desde finales del pasado mes de enero, tras quedar absuelto Camps en la llamada causa de los trajes, una instrucción judicial relacionada con el caso Gürtel.

Hasta ahora, el ex presidente de la Generalitat ha permanecido en silencio, casi oculto, pero una entrevista a Telva ha resucitado los temores de que Camps quiera regresar ya a cargos orgánicos de relevancia, y no después de un tiempo de descanso. El ex presidente del PP valenciano dice en dicha revista que está preparado para desembarcar de nuevo en la Generalitat, o incluso en la Presidencia del Gobierno, así que una inquietud que se creía diluida se ha reactivado.

Una fuente de la dirección nacional señala que por el momento "no hay nada concreto" que apunte a la vuelta de Camps, aunque reconoce que la unidad en el PP de la Comunidad Valenciana brilla ahora por su ausencia. A nadie se le escapa que los sectores de Alberto Fabra y de Francisco Camps llevan un tiempo enfrentados, y si bien sus jefes de filas evitan declaraciones en público que delaten esta rivalidad, sus lugartenientes vigilan cada movimiento del supuesto adversario. Una rivalidad que las fuentes de Génova temen que estalle en el congreso regional previsto para mediados del próximo mes de mayo.

El PP, con la secretaria general, María Dolores de Cospedal, a la cabeza, prefiere la continuidad de Fabra porque éste fue su apuesta -y la de Mariano Rajoy y Javier Arenas- cuando Camps dimitió antes de las vacaciones de verano del pasado año. Con el actual presidente valenciano al mando, se han celebrado las elecciones generales de noviembre, en las que el PP de la Comunitat aumentó su ya holgada ventaja sobre el Partido Socialista, lo que la dirección nacional interpretó como al legitimación de Fabra ante el electorado.

Pero falta la legitimación en el partido, y ésta ha de producirse en el congreso regional de mayo. Por esta razón, el PP dará su respaldo a Fabra, ante todo porque es el actual jefe de la Generalitat y de la formación y necesita continuidad, y vigilará posibles movimientos del sector afín a Camps para desactivar cualquier conflicto interno. Desde que un jurado popular declaró "no culpable" a Camps en el caso de los trajes, el PP se ha esmerado en hacer llegar al ex presidente que lo mejor que podía hacer era quedarse en el segundo plano y refugiarse en la discreción.

Fuentes del partido informaron hace semanas que incluso un destacado dirigente llegó a reunirse con él de camino a su misa dominical para convencerle de que tenía que descansar y estar con la familia, y que luego se vería. Así, no acudió al congreso nacional de Sevilla de mediados de febrero, lo que llenó de alivio a algunos sectores del partido, en especial los más cercanos a Arenas, el anfitrión del cónclave. Sin embargo, la entrevista a Telva ha encendido los temores, y como repite un cargo del PP cuando le preguntan por Camps, será Rajoy el que deba apagar el fuego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios