El PNV apremia a Zapatero a dar "un paso de gigante" en el autogobierno

  • Urkullu ofrece al PSOE ir de la mano para superar el Estatuto pero advierte que no aceptará un "pacto de rebajas" · El líder peneuvista no invoca el plan Ibarretxe pero el lehendakari insiste en la consulta

Como es habitual cada Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca), el PNV redobló ayer la presión nacionalista sobre el futuro Gobierno reivindicando una vez más la superación del marco jurídico vasco que consagra el Estatuto de Guernica, que los nacionalistas vascos creen insuficiente. Pero lo hizo sin invocar el plan Ibarretxe. Ante su militancia, el líder del PNV, Iñigo Urkullu, se marcó como objetivo la consecución de "la más alta cota de soberanía y libertad", y aseguró que "ningún agente político, ni quien se dice social, va a conseguir que, si el PNV tiene a mano un buen acuerdo para Euskadi, no lo vaya a firmar".

Por ello, el líder peneuvista anunció que con el 9-M se abre un "nuevo tiempo" político al que su partido "acude a pecho descubierto". Conscientes de que sus seis escaños en el Congreso pueden ser claves en la estabilidad del próximo Gobierno, el líder peneuvista ofertó a Zapatero la posibilidad de suscribir un acuerdo que suponga un "paso de gigante" en el autogobierno del País Vasco.

"Si hay una oportunidad de acuerdo, si el PSOE y Zapatero entienden que este pueblo tiene derecho a un acuerdo singular y a dar un paso de gigante en el autogobierno, ahí estaremos. Si propone un pacto de rebajas o un acuerdo cepillado (en referencia al Estatuto catalán), ahí no vamos a estar", aseguró Urkullu.

El líder del PNV recordó en su discurso, en el que expresó su rechazo a ETA, que desde los tiempos de Juan Ajuriaguerra y Adolfo Suárez su formación ha buscado la construcción de la nación vasca desde el pacto y el acuerdo con los presidentes del Gobierno y dijo que lo seguirá haciendo pese a que desde la izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna o ELA les acusen de "vender Euskadi".

"Ni la izquierda abertzale ni ningún agente político o social va a conseguir que no estemos si tenemos a mano un buen acuerdo para Euskadi y que nos acusen de vender Euskadi cuando no han hecho siempre sino vivir a costa de lo que nosotros hacemos", remarcó. El líder peneuvista dijo estar "dispuesto a la negociación" con Zapatero en esta "nueva etapa" política, pero desde el "sí sincero" del presidente al respeto a los planteamientos que se hagan desde Euskadi, a la solución del "contencioso vasco" y al respeto a la voluntad de la sociedad en la ratificación de un acuerdo.

En el mismo acto también intervino el lehendakari, Juan José Ibarretxe, quien se comprometió a tratar de conseguir en 2008 una formulación del derecho a decidir. Ibarretxe aclaró que el reconocimiento "real y objetivo" del pueblo vasco como sujeto político y el ejercicio de su derecho a decidir es el "objetivo político" a conseguir y que es "el momento de dar un salto cualitativo como pueblo" y de "mirar adelante con ideas y riesgo político".

El presidente vasco opinó que quien interprete los resultados de las elecciones generales en Euskadi en el sentido de que "la personalidad del pueblo vasco se diluye en el pueblo español" se equivoca. "Euskadi no es, ni será nunca, una parte subordinada de España", remachó. El lehendakari se comprometió "solemnemente" ante la militancia del PNV a "empeñar todo" su "esfuerzo en lograr una formulación democrática de la capacidad de decisión de la sociedad vasca en 2008".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios