El PNV oferta a Zapatero renegociar el calendario del plan Ibarretxe

  • Urkullu dice que la hoja de ruta del lehendakari no es inmutable y liga su propuesta a la "voluntad" de un acuerdo de legislatura en el PSOE · Los socialistas ven "música distinta" en el discurso peneuvista

El líder del PNV, Iñigo Urkullu, sigue con la mano tendida hacia el PSOE y José Luis Rodríguez Zapatero de cara a lograr un acuerdo que propicie, por un lado, el apoyo de seis diputados del PNV a la investidura de Zapatero y, por el otro, dé un empujón definitivo al plan soberanista impulsado por el tripartito vasco y personificado en el lehendakari, Juan José Ibarretxe. Ayer, Urkullu volvió a reseñar que el acuerdo es posible y apuntó que estaría incluso dispuesto a renegociar los plazos contenidos en la hoja de ruta de Ibarretxe, que prevé la celebración de una consulta el próximo 25 de octubre, si ve en Zapatero "verdadera voluntad" de pacto.

Así el líder peneuvista señaló que, lejos de entender los resultados del 9-M como un toque de atención de los vascos a su plan soberanista, es "una oportunidad de buscar un acuerdo político".

Interrogado sobre qué harán los diputados del PNV en la sesión de investidura, Urkullu advirtió que "no necesariamente" el grupo jeltzale apoyará a Zapatero en el Congreso, ya que este apoyo estará condicionado a que los socialistas tengan en cuenta el programa electoral del PNV, en lo referido al "desarrollo del autogobierno" en su vertiente jurídica y política y en su "adecuación a las necesidades de la sociedad vasca en el siglo XXI". "Más allá de lo que pueda ser un programa de gobernabilidad del Gobierno, hay un problema político que es el que nos afecta a nosotros, en cuanto a ese concepto de normalización política o de desarrollo normalizado de autogobierno", insistió el líder del PNV, que, en todo caso, señaló que, una vez inmersos en la negociación, la hoja de ruta de Ibarretxe no es inmutable.

Es más, apuntó Urkullu, "si hay verdadera voluntad" por parte del presidente, los plazos que marca el plan soberanista de Ibarretxe "puede tenerse en consideración". "Ha sido el lehendakari el que ha dicho hasta la fecha que, si hay verdadera voluntad, también los plazos pueden tenerse en consideración", sentenció.

El interés del PNV también estriba no sólo en dar empuje al plan del lehendakari sino también en tener protagonismo en la legislatura a través de los pactos. Por ello, el líder del PNV puso especial atención en remarcar que el PNV y el lehendakari son "dos planos diferentes" y en que la propuesta de referéndum es "una propuesta institucional" de Ibarretxe, no del PNV. No obstante, Urkullu matizó que en este asunto el PNV aborda "de la mano" del lehendakari esta "oportunidad de buscar un acuerdo político".

El tono más moderado y conciliador exhibido por Urkullu no pasó desapercibido para el PSOE, que aprecia "una música distinta" en el discurso del líder del PNV y un verdadero "interés en establecer una buena relación con el Gobierno".

En el PSOE no suena música celestial pero se percibe "música distinta" en el discurso peneuvista. El portavoz en funciones del PSOE en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, quiso dejar claro que cualquier futuro desarrollo del marco estatutario del País Vasco "no es una moneda de cambio" de cara a posibles pactos entre socialistas y peneuvistas en el Congreso y tendrá que estar "necesariamente dentro de la Constitución". Así, el portavoz socialista reiteró una vez más que la intención de Ibarretxe de plantear una consulta o referéndum "no es admisible".

Desde la orilla popular los cantos de sirena que lanza Urkullu y la aparentemente buena disposición del PSOE para escucharlos se ven con mucha preocupación. En este sentido, el dirigente de UPN y portavoz adjunto del PP la pasada legislatura, Jaime Ignacio del Burgo, exigió a Zapatero que no dé un "nuevo balón de oxígeno" al PNV "mareando la perdiz, buscando fórmulas o pasteleando" respecto al plan Ibarretxe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios