Nuevo grito de silencio por el 11-M

  • Los Reyes presiden un homenaje a las 192 personas asesinadas con motivo del cuarto aniversario de la masacre · No hubo discursos, tan sólo una ofrenda floral en el monumento en su memoria en Atocha

Con un solemne y breve acto, en apenas 15 minutos, las instituciones españoles homenajearon ayer a las 192 víctimas del atentado del 11-M. Los Reyes, el presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, encabezaron la delegación institucional y política que participó en el acto, que tuvo como escenario el monumento levantado en recuerdo de las víctimas en la Glorieta de Carlos V, en Atocha, frente a la estación.

Cuatro años después de la masacre y con sus autores ya condenados, Madrid rindió de nuevo homenaje a las víctimas del 11-M en un acto solemne y austero, celebrado dos días después de las elecciones generales, que apenas duró quince minutos y en el que no hubo discursos, sólo silencio y música.

Los familiares de las víctimas, que no llegaban al centenar, tuvieron un lugar reservado frente al cilindro de cristal que recuerda a los fallecidos, aunque algunas de las sillas quedaron vacías.

Don Juan Carlos y doña Sofía depositaron una corona de laurel con la bandera de España a los pies del gran cilindro de vidrio y, a continuación, durante un minuto reinó el silencio en memoria de los que perdieron la vida en las explosiones de los trenes de Cercanías y del geo que murió en el asalto a la vivienda de Leganés donde se suicidaron algunos de los terroristas.

Un silencio sólo roto por la voces del coro de la Capilla Real de Cataluña y Madrid que, dirigido por Jordi Savall, interpretó la obra Da Pacem Domine del músico estonio Arvo Part que la compuso después de la masacre, inspirado por la emoción y siguiendo los parámetros del cántico gregoriano del siglo IX. Entre los cantantes, vestidos de negro, destacaba en primera fila Sonsoles Espinosa, la esposa del presidente del Gobierno, que en esta ocasión no le acompañaba de manera oficial en este acto. Don Juan Carlos y doña Sofía, que no habían advertido la presencia de Sonsoles Espinosa entre los músicos, se sorprendieron al verla entre sopranos, tenores y barítonos, y así se lo comentaron a Zapatero, con el que intercambiaron algunas palabras mientras sonaba la obra.

El esperado encuentro entre Zapatero y Rajoy tras las elecciones generales del pasado domingo se limitó a un cruce de miradas y a un breve saludo con la cabeza desde la distancia.

Previamente, en otro acto organizado por UGT, CCOO y la Unión de Actores en Atocha, la presidenta de la Asociación 11-M, Pilar Manjón, manifestó que, "tras una noche en blanco, llega una mañana difícil" y tuvo un recuerdo especial para el ex concejal socialista asesinado por ETA el pasado viernes. Manjón reconoció que este año ha sido especialmente complicado para ella, "porque se ha juzgado a los culpables de los atentados, motivados a matar por una guerra ilegal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios