Muere Jordi Solé Tura, uno de los siete padres de la Constitución

  • La clase política elogia la figura del político catalán, fallecido a los 79 años · La capilla ardiente estará abierta hoy y mañana en la Generalitat · El alzhéimer le obligó a abandonar la política en 2004

El político catalán Jordi Solé Tura, uno de los padres de la Constitución, ex ministro socialista y ex dirigente del PSUC, fallecía a mediodía de ayer en su domicilio de Barcelona, a los 79 años de edad, según anunciaron fuentes de la consejería catalana de Justicia, cuya titular es Montserrat Tura, sobrina del político. La muerte del dirigente catalán, obligado por el alzheimer a dejar la política en 2004, es la segunda de un ponente de la Constitución tras la de Gabriel Cisneros.

La capilla ardiente del ex ministro se instalará en el salón de Sant Jordi del Palacio de la Generalitat, tras fallecer "en paz y rodeado de los suyos", según comunicó la familia. La capilla ardiente permanecerá abierta al público hoy, de 16:00 a 20:00, y mañana, de 09:00 a 12:00. La noticia del fallecimiento se produjo a 48 horas de que se celebre el día de la Constitución, y en primera instancia la comunicó públicamente el presidente del Congreso, José Bono, durante un acto conmemorativo del XXXI aniversario de la Constitución.

Según fuentes de la Generalitat consultadas por Efe, el presidente catalán, José Montilla, pudo visitar a primera hora de la mañana a Solé Tura, que falleció poco después, sobre las doce del mediodía.

Un aluvión de condolencias políticas siguió a la noticia de la muerte. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó en nombre del Ejecutivo sus condolencias a la familia a través de un telegrama y destacó que se trata de "una persona extraordinaria y un político e intelectual ejemplar". Solé Tura "pasará a la historia de España como un hombre profundamente comprometido con la democracia, y que ha aportado dignidad y grandeza a la sociedad", dijo.

El líder del PP, Mariano Rajoy, calificó el fallecimiento de "una gran pérdida para España, pero deja un legado muy importante que todavía aprovechan hoy todos los españoles". Así, recordó que "en aquella época, él y otros hablaban de convivencia, de futuro, tenían mucha generosidad y pusieron en marcha una norma que ha regido la convivencia en España durante muchos años".

A las reacciones de los líderes de los dos principales partidos se sumaron las de cuatro coetáneos de Solé Tura y también padres de la Constitución como Manuel Fraga, Miquel Roca, José Pedro Pérez Llorca y Gregorio Peces-Barba, que elogiaron su figura y legado.

Otros dirigentes que se sumaron al duelo político fueron el diputado de IU, Gaspar Llamazares, quien recordó su "contribución impagable" a la lucha contra el franquismo; el parlamentario de CiU, Jordi Jané, que destacó que siempre defendió una "interpretación abierta y nunca unívoca" de la Carta Magna; Isidre Molas, presidente del PSC, donde militó Solé Tura, del que destacó que "será siempre un punto de referencia"; o el ex vicepresidente catalán, Narcís Serra, quien destacó su aportación "a la sociedad democrática de hoy".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios