Moratinos dice que EEUU intentará que Haidar deje la huelga de hambre

  • La activista saharaui lleva ya un mes sin comer y la creciente presión internacional apenas hace mella en Marruecos, que insiste en que no cederá al "chantaje"

Comentarios 1

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo ayer que EEUU y España colaborarán para intentar que la activista saharaui Aminatu Haidar abandone la huelga de hambre que mantiene desde hace un mes.

Haidar pesa 57,6 kilos, como se pudo ver ayer cuando se subió a la báscula electrónica de la farmacia del aeropuerto de Lanzarote, aunque se desconoce lo que pesaba cuando comenzó su ayuno. Tras pesarse después de dos semanas sin hacerlo, la activista fue llevada en silla de ruedas a otras instalaciones del aeropuerto con el fin de darse una ducha, para lo cual tuvo que pasar un control de la Guardia Civil.

"Vamos a trabajar de forma inmediata para que se pueda alcanzar una solución a la situación de la señora Haidar y que abandone la huelga de hambre", dijo Moratinos en rueda de prensa tras reunirse durante más de una hora con su homóloga de EEUU Hillary Clinton.

El ministro confirmó que entre los temas que abordó con Clinton estuvo "tanto el caso particular de la señora Haidar como la problemática que existe en el Sahara Occidental y el norte de África".

"Estamos intentando entre todos buscar fórmulas, soluciones, a la problemática que se causó con su expulsión (de Haidar) de El Aaiún", subrayó Moratinos, quien hizo hincapié en la necesidad de encontrar una salida permanente a la situación del Sahara. Dentro de esa estrategia es necesario, según el ministro, que Marruecos y Argelia "puedan entenderse", así como encontrar, con el Frente Polisario y Marruecos, "una solución definitiva (...) que permita la libre autodeterminación del pueblo saharaui". Moratinos explicó que tanto España como Estados Unidos trabajan "en esa dirección", así como en la consecución de la integración regional magrebí.

El ministro dijo que el Gobierno español ha sugerido a Haidar que "su causa justa, legítima de defensa del pueblo saharaui" se puede llevar a cabo sin necesidad de continuar con la huelga de hambre.

La activista saharaui fue detenida el 13 de noviembre pasado por la gendarmería marroquí al llegar a El Aaiún, la capital del Sahara Occidental, en un vuelo procedente de Gran Canaria, tras recoger un premio en EEUU. Fue devuelta al día siguiente a España en un vuelo que aterrizó en Lanzarote, en cuyo aeropuerto emprendió una huelga de hambre tras no conseguir volver al Sahara Occidental.

"No está pensada una intervención de Su Majestad el Rey", afirmó ayer Moratinos, quien señaló que "el Gobierno asume su responsabilidad como Gobierno" y añadió que en situaciones como la de Haidar lo lógico es que "la mayor responsabilidad" recaiga ahí, sobre el Ejecutivo.

Mientras tanto, Marruecos se mantiene inflexible. Ante los llamamientos de los Gobierno de España, Francia y Portugal, así como del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el ministro de Estado marroquí, Mohand Leanser, aseguró ayer que Rabat "no puede abdicar de sus intereses, ni de sus derechos" y no cederá al "chantaje". "Desgraciadamente, España, Canarias y Marruecos son víctimas de la posición de Aminatu Haidar, que ha declarado delante de todo el mundo que quiere hacer pagar a España y a Marruecos la falta de apoyo a la causa saharaui", manifestó Leanser ayer en Santa Cruz de Tenerife después de reunirse con parlamentarios canarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios