Marruecos responde al "problema" Haidar con una ofensiva diplomática

  • Rabat trata de ganar la batalla de la comunicación e imponer su versión sobre la huelga de hambre de la activista saharaui

Comentarios 1

Representantes de los principales partidos políticos marroquíes comenzaron ayer una serie de visitas a España, donde se reunirán con formaciones afines. Oficialmente, lo harán para afianzar las relaciones bilaterales y tratar otros asuntos, como el del Sahara Occidental, aunque detrás de esta ofensiva diplomática se esconde el caso Haidar, que ha producido una gran inquietud en el seno del Gobierno marroquí, preocupado por perder la batalla de la comunicación ante las reacciones solidarias de organismos internacionales con la activista saharaui.

De todas las reuniones que se produjeron ayer, la más importante fue la que tuvo como protagonistas al secretario general de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP) y ministro marroquí de Justicia, Abdeluahed Radi, y al vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, que se reunieron en Madrid.

Al término de la reunión, Radi dio su versión del caso Haidar y explicó que tanto su país como España son "víctimas" de "personas contrarias y hostiles a la unidad territorial de Marruecos", que han utilizado a la activista saharaui Aminatu Haidar "para crear un problema".

Cuando se cumplen 24 días de la huelga de hambre que Haidar mantiene en el aeropuerto de Lanzarote para pedir su regreso a El Aaiún, Radi quiso dejar claro que a Marruecos le interesa mucho la cooperación con España, con quien harán todo lo posible para mantener la "amistad". "Somos lo suficientemente maduros y sabios para superar esta situación", dijo.

Fuentes del Ministerio de Política Territorial informaron a Efe que Chaves le recordó a Radi que Haidar es una persona con pasaporte marroquí, por lo que le emplazó a colaborar, ya que el Ejecutivo español no puede resolver solo el problema. Preguntado sobre qué pasaría si la activista saharaui muere, Radi respondió que él no hace "política ficción" y que no era su problema.

Mientras, la salud de Haidar y la polémica sobre si debe de ser alimentada forzosamente o no continúan centrando el debate sobre este caso. Haidar tenía previsto mantener ayer un encuentro con la prensa, que finalmente pospuso a hoy porque "no se siente con fuerzas", según confirmaron fuentes de su entorno.

Por parte del Gobierno y ante la Comisión Mixta para la UE, el secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, defendió la actuación del Ejecutivo y aseguró que Europa "respalda absolutamente" a España en cómo está gestionando el caso. "No hay ninguna duda, ni ninguna fisura. Cuando España está actuando es como país de la UE y con la fuerza que eso le da", apostilló, para recalcar que España "va a seguir manteniendo fuertes y saludables relaciones con Marruecos".

El debate sobre si Haidar debe ser alimentada forzosamente o no sigue centrando la actualidad. Tanto la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) como la Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente (DMD) advirtieron de la "ilegalidad" de alimentar a Haidar en contra de su voluntad, incluso contando con autorización judicial.

Sobre este aspecto se pronunciaron ayer dos dirigentes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). La portavoz del órgano de gobierno de los jueces, Gabriela Bravo, se mostró segura de que según cómo se vayan desarrollando los acontecimientos se adoptará la decisión judicial "más adecuada".

Por su parte, el vicepresidente del CGPJ, Fernando de la Rosa, afirmó que si la activista saharaui pierde la consciencia los jueces actuarán valorando la "voluntad" de la saharaui y el interés del respeto a la vida. En declaraciones a Europa Press Televisión minutos antes de firmar un acuerdo con las cámaras de comercio para formar a jueces en ámbitos empresariales, De la Rosa respaldó la actuación de los jueces y del Gobierno, y apuntó que la jurisprudencia determina que los "mayores de edad puede negarse a recibir cualquier tipo de alimento forzado". "Habrá que respetar la voluntad de la misma", indicó.

De esta manera, el vicepresidente del órgano que gobierna a los jueces aseguró que mientras Haidar "esté consciente" y haya manifestado "su deseo" de no ser alimentada se debe respetar, así como se respeta a los testigos de Jehová su decisión de no recibir transfusiones sanguíneas. "Esperemos que se pueda solucionar lo antes posible", confió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios