Interior traslada a Madrid a los asesinos de Jiménez Becerril

  • El Ministerio de Rubalcaba decide acercar al País Vasco a Mikel Azurmendi y Maite Pedrosa, condenados por el asesinato del concejal sevillano y su esposa

18

El ministerio del Interior ha decidido trasladar a Madrid desde la prisión almeriense de El Acebuche a tres históricos de la banda terrorista ETA. Se trata del ex jefe del comando Andalucía, Mikel Azurmendi Peñagarikano, Hankas, y su compañera sentimental Maite Pedrosa, declarados culpables de los asesinatos del concejal de Sevilla Alberto Jiménez Becerril y su esposa Ascensión García el 30 de enero de 1998. Junto a ellos, también cumplirá condena en Madrid, a la mitad de distancia del País Vasco de lo que se encontraba en Almería, uno de los presos de la banda que más tiempo permanecía entre rejas, José Félix Zabarte, que fue detenido en 1985 en la localidad vizcaína de Galdácano.

La intención del Ejecutivo para debilitar al frente carcelario de ETA se basa en premiar aquellos comportamientos disidentes entre los presos etarras, algo que se observa con mayor asiduidad entre aquellos que llevan más tiempo cumpliendo condenas en distintas prisiones y que están convencidos de que o se abre un frente de negociación o pasarán el resto de su vida en la cárcel.

En esta situación se encuentran los presos de la banda terrorista ETA en El Acebuche, cuyo número, a pesar de los tras traslados se ha visto incrementado hasta los 18. En los últimos meses han ido llegando a las instalaciones almerienses, presos cada vez más jóvenes, procedentes todos ellos de la denominada kale borroka, la violencia callejera, verdadero invernadero para futuros integrantes de la organización terrorista.

Fuentes penitenciarias han asegurado que estos tres internos (Azurmendi, Pedrosa y Zabarte) si bien no ocasionaron problema alguno, sí se han negado en repetidas ocasiones en seguir las iniciativas de protesta del resto de sus compañeros.

La intención pretende premiar a aquellos miembros de ETA que quieren impulsar un debate en las cárceles sobre el abandono de la violencia, una iniciativa impulsada por cuatro históricos de la banda terrorista, Luis Álvarez Santacristina, José Luis Urrusolo Sistiaga, Carmen Guisasola y Kepa Pikabea, que ha llevado a cárceles de Madrid, la zaragozana de Zuera y la asturiana de Villabona de internos que, como en el caso de los tres almerienses, se encontraban más alejados de sus familiares del País Vasco. Aunque desde la Dirección General de Instituciones Penitenciarias no han querido confirmar la existencia de algún otro caso más en el centro penitenciario almeriense de El Acebuche, este periódico ha podido saber que se está estudiando algún otro caso de internos que, como los anteriores, tiene aún pendientes largas condenas.

Asimismo tampoco se descarta que dicha política se aplique en sentido contrario, es decir, que lleguen a Almería internos partidarios de la línea más dura y de la continuación del terrorismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios