La Guardia Civil grabó el rescate del inmigrante que murió ahogado

  • La Fiscalía investiga a los agentes que supuestamente pincharon la colchoneta, mientras Rubalcaba apela a la presunción de inocencia.

Comentarios 36

La Guardia Civil afronta con "tranquilidad" la investigación ordenada por la Fiscalía, después de que el pasado mes de septiembre falleciera ahogado un inmigrante, al parecer, después de que tres agentes de la Benemérita pinchasen la colchoneta en la que 'viajaba'. Según la Comandancia con sede en Ceuta, la intervención y el rescate están grabados "íntegramente" por el circuito interno de cámaras del periodo fronterizo y no habrá problemas para reconstruir lo sucedido. Mientras, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló que cuando un caso está en manos de un juez "toca retirarse", y apeló a la presunción de inocencia de los agentes implicados.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 25 de septiembre cuando una patrulla del Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Ceuta localizó a cuatro inmigrantes que, de dos en dos, intentaban llegar desde la vecina localidad marroquí de Beliones a las costas ceutíes, utilizando para ellos colchonetas de playa. Según la versión oficial que difundió al día siguiente la Delegación de Gobierno, los irregulares enfundados en trajes de neopreno "habían aprovechado la madrugada para introducirse en la ciudad".

Fue gracias a las cámaras del circuito interno por lo que la Benemérita localizó a los 'sin papeles', por lo que dieron aviso "de la situación a las fuerzas marroquíes" quienes detallaron que "dado el mal estado en que se encontraba uno de ellos, devolvía la responsabilidad a la Guardia Civil de Ceuta, en donde sanitarios del 061 intentaron reanimar sin éxito" a un joven senegalés de 29 años que fallecía pocos minutos después.

Sin embargo, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) no da credibilidad a esta versión y asegura que los agentes obligaron a los inmigrantes a retroceder y pincharon las colchonetas en las que se trasladaban. Son estos hechos los que CEAR puso el asunto en conocimiento del Defensor del Pueblo, que tras las indagaciones oportunas trasladó el caso a la Fiscalía que abrió una investigación con el fin de determinar si los tres agentes que participaron en este suceso habrían incurrido en un homicidio imprudente.

Ahora, la Guardia Civil de Ceuta asegura que sus compañeros están tranquilos ante esta situación, ya que todo lo sucedido fue grabado "íntegramente" por las cámaras del circuito interno, por lo que quedará demostrado lo que ocurrió aquella madrugada.

Sobre este tema, habló el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien apeló, durante una entrevista en RNE a la presunción de inocencia de los guardia civiles afirmando que "si hay que sancionar, se sancionará penalmente y disciplinariamente", pero mientras un el caso "esté en manos de un juez, toca retirarse". "Estoy convencido en que la actuación judicial permitirá conocer lo que ha pasado", comentó.

Por su parte, el presidente de CEAR en Andalucía, Ceuta y Melilla, Alberto Revuelta, aplaudió hoy que la orden de la Fiscalía General del Estado. Para la Asociación este caso servirá para que "todo el mundo tome conciencia de que hay cosas que no se pueden hacer", al tiempo que insistió en que "si no hace demagogia, ni se miente y ni se exagera, casos como éste son investigados por el Estado". "El problema de muchas ONG es que no son rigurosas", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios