El Gobierno balear incluye el céntimo sanitario en su subida de impuestos

  • Los socialistas acusan al Ejecutivo de Bauzá de dar un "hachazo al Estado de bienestar"

El Gobierno balear aprobó ayer una subida de impuestos para recaudar 65 millones de euros que contempla el establecimiento del llamado céntimo sanitario e incrementos del gravamen sobre los vehículos más contaminantes y de transmisiones patrimoniales para inmuebles cuyo valor supere los 300.000 euros.

Estas medidas tributarias entrarán en vigor en el mes de abril y el objetivo es cumplir el objetivo de déficit del 1,5 % del PIB balear fijado por el Gobierno central para 2012.

De los 350 millones de euros que debe ahorrar este año la Administración balear, 65 millones se lograrán gracias a estos nuevos tributos y en unas semanas el Govern hará público un paquete de medidas de ahorro para disminuir el gasto en unos 285 millones de euros más.

El vicepresidente económico, Josep Ignasi Aguiló, compareció ayer en rueda de prensa para informar de estas medidas y hacer público que el Govern establece una tasa que gravará 4,8 céntimos el litro de gasolina, lo que supondrá una recaudación de 35 millones de euros.

Este impuesto no afectará a transportistas y taxistas y no se aplicará al gasóleo de usos especiales y calefacción.

También se aumentará el tipo impositivo especial sobre los medios de transporte más contaminantes como quads o motos náuticas, lo que ayudará a ingresar 700.000 euros.

Finalmente, se incrementa el impuesto sobre transmisiones patrimoniales de inmuebles cuyo valor supere los 300.000 euros, por lo que servirá para que las arcas públicas ingresen de 20 a 22 millones de euros.

El PSIB calificó la subida de impuestos de "hachazo al Estado de bienestar" porque ha realizado una "subida de impuestos indiscriminada" y además las medidas aprobadas "incentivan la sanidad privada y perjudican sobre todo a los que menos tienen".

Según la secretaria general de los socialistas baleares, Francina Armengol, "son la culminación del mayor engaño que han visto los ciudadanos de Baleares" ya que el presidente del Gobierno balear, José Ramón Bauzá, dijo "antes de las elecciones y en los últimos meses que no subirían los impuestos ni harían recortes".

En rueda de prensa, la socialista explicó que "si según el Ejecutivo al presupuesto le faltan 350 millones de euros, y con los nuevos impuestos recaudan entre 50 y 60, significa que del presupuesto actual todavía quieren recortar 290 millones más". "No nos engañemos, esto quiere decir recortarlos de la Sanidad y de la Educación pública, que son las partidas que más presupuesto tienen", explicó Armengol.

Estos recortes "serán letales", "sobre todo los que más dependen de la educación y la sanidad pública", que serán los ciudadanos que "tendrán más impuestos y menos servicios", añadió.

Armengol se mostró "muy preocupada" ante un "Gobierno balear inepto e irresponsable", y recordó que "si Bauzá reclamase a Rajoy lo que Madrid debe a Baleares (640 millones) no harían falta estos recortes". Los socialistas volverán pedir una comparecencia de Bauzá para presentar sus planes económicos en el Parlament.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios