El Gobierno advierte que se echa encima un "largo ciclo" de violencia etarra

  • Rubalcaba afirma que la organización terrorista "se sabe derrotada", aunque intentará maquillar su debilidad

El ministro del Interior en funciones, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtió ayer que en estos momentos España se enfrenta a "un ciclo largo de violencia de ETA". Un repunte en la violencia etarra que viene motivado, a su juicio, porque la banda terrorista "se sabe derrotada", algo que nunca admitirá por lo que intentará "demostrar que no está débil haciendo cosas".

"El terrorismo está ahí. Llevamos 40 años luchando contra él. Hay que echar la vista atrás y veremos que la batalla la estamos ganando", proclamó Rubalcaba, que recordó que en estos momentos "hay menos víctimas, menos atentados" y además "ETA está más aislada socialmente en Euskadi" y a nivel internacional y políticamente cada vez representa menos". "Nadie da un duro hoy por ETA", sentenció.

Pero, como demostró el pasado 7 de marzo con el asesinato en Mondragón del ex concejal socialista Isaías Carrasco los terroristas "todavía pueden hacer daño". "Y desgraciadamente nos lo harán todavía", auguró Rubalcaba en una entrevista en la Cadena Ser, en la que señaló que una cosa es que ETA esté "muy mal" y otra que haya perdido "la capacidad para hacer cosas". Y es que, "matar cobardemente" con un tiro por la espalda "es sencillo", reconoció Rubalcaba, que señaló que si ETA rompió la tregua fue para "volver a la violencia" y no "para dos días o una semana", por lo que hay que estar preparado "para un ciclo largo". El dirigente socialista subrayó que tras los "malos resultados electorales" que ha obtenido la banda, con "menos abstenciones que nunca", ETA "se sabe débil y tiene todavía capacidad para hacer cosas". "Va a intentar demostrar que no está débil", avisó Rubalcaba que también se refirió a la noticia publicada por el diario británico The Guardian que señala como posible objetivo terrorista los destinos turísticos "Desconozco de dónde sale esa información. Jamás he oído la expresión zona turística en un informe policial", zanjó el máximo responsable de la lucha antiterrorista.

En este "largo ciclo" de violencia etarra que nos espera, la última acción de la banda tuvo como escenario la localidad riojana de Calahorra, donde el coche-bomba con el que ETA atentó el viernes junto al cuartel de la Guardia Civil afectó a 350 viviendas, 100 locales y 51 vehículos.

Los daños causados por el atentado podrían ascender a 3,5 millones de euros, según un primer cálculo del Consorcio de Compensación de Seguros, que se basa en situaciones anteriores.

Entre viviendas, oficinas y vehículos comerciales, el Consorcio espera tramitar un total de hasta 600 expedientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios