El Frente Polisario alerta de "consecuencias imprevisibles" de producirse un desenlace fatal

  • Amenaza con retomar la lucha armada si el contencioso del Sahara sigue sin solucionarse

El Frente Polisario amenazó ayer con retomar la lucha armada si la comunidad internacional fracasa en su intento de hallar una solución al contencioso del Sahara Occidental, que se prolonga desde hace más de 30 años y que vuelve a ocupar un primer plano en la política española con motivo de la huelga de hambre de Haidar.

El ministro de Cooperación de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Salek Baba, manifestó que si el ayuno de Haidar "conduce a un desenlace fatal habrá consecuencias imprevisibles", en una comparecencia en el municipio tinerfeño de La Laguna.

Cuando la prensa le pidió que concretara a qué se refería, advirtió de que "si fracasan los esfuerzos de la comunidad internacional y el plan de paz no le queda al pueblo saharaui más que continuar su resistencia y su lucha por todos los medios legítimos, incluida la lucha armada, es una posibilidad real". Baba recordó que el Polisario no emplea las armas contra Marruecos desde hace veinte años.

Baba se mostró partidario además de alcanzar "un acuerdo para una decisión pacífica y que se evite el retorno a la hostilidad", a la vez que añadió que "si la comunidad internacional fracasa en sus esfuerzos la vía bélica es una posibilidad real que está planteada".

En relación con el caso Haidar, defendió la intervención del Rey para encontrar una salida a la crisis. "Sería muy útil para acelerar la solución", subrayó Baba, para añadir que "Marruecos tiene que entender que el chantaje, la inmigración o el terrorismo no pueden ser causas que impidan la defensa de los derechos humanos".

Por ello, reclamó la "solidaridad y movilización" de la sociedad española para poner fin a la situación por la que atraviesa la activista saharaui. "Es imprescindible que vuelva de forma libre a su tierra", afirmó al tiempo que demandó "más gestiones diplomáticas". Baba señaló que tanto el Gobierno español como el francés pueden defender los derechos humanos y mostró su esperanza en que haya "algún gesto" por parte de Estados Unidos.

El ministro dijo advertir "cierta complicidad" entre el Gobierno español y el marroquí y afirmó que los esfuerzos realizados por el Ejecutivo que preside Zapatero "son insuficientes". "Marruecos no ha hecho caso", se quejó, "hay que tocar todas las puertas para que Haidar vuelva libre y con la cabeza alta", apostilló. Baba incluyó a España en el caso Haidar: "Ha tomado parte en la creación de este problema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios