Esperanza en estado puro

  • La presidenta madrileña vuelve a pisar el Congreso diez años después, con Rajoy ausente, para defender una propuesta de financiación autonómica que fue rechazada

Comentarios 1

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aterrizó ayer en el Congreso de los Diputados para defender una Proposición de Ley para la Modificación del Artículo 16.10 de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca), aprobado por la Asamblea de Madrid en octubre de 2007. Teniendo en cuenta que el Senado, con la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, con su acta de senadora por fin bajo el brazo, eludirá posiblemente el veto sobre la reforma de esta ley, lo de Esperaza Aguirre en defensa de la equidad como complemento de la solidaridad territorial en la Cámara Baja era un brindis al sol puro y duro.

Sin embargo, desde que la lideresa, escoltada por lo más granado de la cúpula de la dirección del Grupo Popular, con Soraya Sáenz de Santamaría a la cabeza, y una importante cohorte de colaboradores, puso el primer pie en el Congreso de los Diputados camino de la tribuna de oradores, las comparaciones (con Rajoy) se desataron. Y, por el interés mostrado por los medios, Aguirre triunfó hasta para el presidente del Congreso, José Bono, que le dio graciosamente dos minutos para que cerrara el debate y para que lanzara un último alegato contra el Gobierno de Zapatero, sin venir mucho a cuento. Afortunadamente, Rajoy no compareció.

A pesar de que su propuesta sólo contó finalmente con el apoyo de los diputados del Grupo Popular y, por tanto, no fue tomada en consideración por la Cámara Baja, Aguirre salió airosa tras su defensa de que las inversiones del Estado deben dirigirse a las regiones "más deprimidas", pero "sin olvidar a las más pujantes".

Una vez formulada la mayor en defensa de la solidaridad y la equidad interregional y de asegurar que no había venido "a pedir dinero o privilegios", la presidenta de la Comunidad madrileña bajó a denunciar que "las inversiones de Madrid, entre 2004 y 2010, no es que no lleguen a la media nacional, sino que han bajado un 27,87% en ese periodo, mientras en el conjunto de España subió un 40%". Habían pasado diez años desde la última vez que Aguirre pisó el Congreso de los Diputados.

En contra de la cultura parlamentaria de este grupo, el portavoz de CiU, Josep Sánchez-Llibre, rechazó la toma en consideración de la iniciativa de la Comunidad de Madrid por considerar que Aguirre defendía no la equidad sino la uniformidad, e iba en contra del Estatuto de Cataluña.

El representante de IU-ICV, Gaspar Llamazares, y la del PSOE, Delia Blanco, cargaron contra la presidenta de la Comunidad de Madrid. Eso sí, el primero provocó más entusiasmo en la bancada socialista que la segunda, que se centró más en criticar la gestión de Aguirre como presidenta madrileña y en subrayar la lectura sucesoria que en contrarrestar la iniciativa de la Asamblea de Madrid. La portavoz popular, la onubense Fátima Báñez, muy profesional, defendió con más cabeza que corazón a Aguirre.

En el mismo Pleno, el Grupo Popular, a través de su portavoz económico, Cristóbal Montoro, defendió con brocha gorda y de forma muy atropellada algunas de las 121 reformas económicas alternativas. No prosperó, pero es de suponer que hoy el líder de la oposición las explicará más detalladamente en el debate sobre la Ley de Economía Sostenible con el presidente del Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios