España acuerda con Francia un borrador sobre inmigración

  • El borrador pasará al resto de países de la UE para que se pueda debatir en la reunión informal de ministros europeos de Interior, Inmigración y Justicia convocada el próximo lunes

Los Gobiernos de España y Francia no han logrado hoy cerrar un acuerdo sobre el pacto migratorio que llevan negociando desde hace meses, aunque sí han conseguido avances casi definitivos en materias como la integración de inmigrantes legales, que el Consejo de Ministros revisará en su reunión de mañana.

Los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, han mantenido esta tarde un encuentro con el ministro de Inmigración francés, Brice Hortefeux, en el que han consensuado un borrador que ambos Gobiernos supervisarán mañana antes de dar el visto bueno definitivo.

En la reunión, "se ha avanzado en temas como la acogida e integración de los inmigrantes legales, la cooperación con los países de origen y tránsito, así como la lucha contra la inmigración ilegal", según informa el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, quien también ha participado en la reunión junto a la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, ha asegurado que aunque "no hay un texto definitivo", el borrador "satisface" a las dos partes.

López Garrido ha informado de que los Gobiernos de España y Francia remitirán el texto al de Alemania mañana mismo para ver si se adhiere a él.

También enviarán el borrador al resto de países de la UE durante el fin de semana para que se pueda debatir en la reunión informal de ministros europeos de Interior, Inmigración y Justicia convocada el próximo lunes y martes en Cannes (Francia).

La pretensión de Francia es convencer a un grupo amplio de países para poder ir asentando las bases de un pacto migratorio común, que se formalizaría en el Consejo Europeo del próximo mes de octubre.

La carta europea sobre inmigración y asilo es uno de los retos que Francia se ha marcado en su presidencia semestral de la UE.

Dicho pacto tiene como ejes la lucha contra el tráfico ilegal de personas; la acogida e integración de los extranjeros legales, la colaboración con los países de origen y tránsito, el control de fronteras exteriores de la UE y la armonización de políticas de asilo.

Francia y España tenían intención de haber firmado su acuerdo el pasado día 27 en la cumbre bilateral de Zaragoza, pero convinieron en seguir las negociaciones para precisar algunos aspectos.

Las diferencias que han centrado las conversaciones en las últimas semanas han sido el contrato de integración para los inmigrantes que defiende Francia y cómo reflejar el rechazo a las regularizaciones masivas.

Según fuentes del Ejecutivo francés, el contrato es "un punto menor que no impedirá" el pacto, como tampoco el hablar de "regularizaciones generales", en lugar de masivas, "en el futuro".

El Gobierno español ha venido insistiendo en que no se hará ninguna referencia al contrato, por el que se obligaría a los inmigrantes legales a aprender el idioma y respetar los valores del país de acogida.

Fuentes del Gobierno han destacado el "clima constructivo" en el que se ha desarrollado la reunión de hoy en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, que se ha prolongado durante una hora y media.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios