España

Cayo Lara denuncia que la Casa Real es "una especie de paraíso fiscal opaco"

  • El líder de IU insinúa que se la podría llevar a los tribunales por cohecho pasivo impropio.

Comentarios 98

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, denunció que la Casa Real ha sido durante los últimos años una "especie de paraíso fiscal opaco", y criticó que en torno a ella haya una "ausencia de transparencia absoluta", algo que es "negativo" en tiempos de crisis económica como el actual. Añade que si ha habido algún "cohecho pasivo impropio en la Casa Real", no se sabe porque no se puede ni juzgar ni probar, "de modo que queda sólo en palabras y retóricas".

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara valoró la reciente sentencia del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que considera que acciones como pitar al Rey (como ocurrió en la última final de la Copa del Rey de fútbol en Valencia) están amparadas por la libertad de expresión. Lara asegura que no se puede considerar delincuentes "a una gente que en un partido de fútbol decide abuchear a una persona que no está elegida por el pueblo, que no ha sido elegido por ningún sistema democrático desde el punto de vista de que la gente haya ido a una urna a elegir al Jefe del Estado".

El líder de IU aprovechó para recordar el "oscurantismo que ha rodeado a la parte económica y a muchas cosas más de la Casa Real, donde hay un silencio muy elocuente desde hace muchísimos años". "Si hubiera habido transparencia plena en la vida de la Casa Real, al margen ya de la elección del Jefe del Estado y del sistema república o monarquía, en los bienes, en los recursos económicos y todo eso de lo que se habla mucho por lo bajo pero no aparece en los medios de comunicación, y no hubiera sido una especie de paraíso fiscal opaco, seguramente hoy habría una opinión pública distinta a la que se puede tener en este momento", planteó.

Lara puntualizó que la opinión de los españoles no se refiere tanto a la monarquía en general como al 'juancarlismo' en particular, ya que, según estimó, la sociedad española es "más juancarlista que monárquica". Además, indicó que "todo esto ha estado muy bien aderezado por unos medios de comunicación y por un sistema que al Rey le da impunidad absoluta". 

"Si ha habido algún cohecho pasivo impropio en la Casa Real, no se sabe porque no se puede ni juzgar ni probar, de modo que queda sólo en palabras y retóricas. De lo que no cabe ninguna duda es que hay una ausencia de transparencia absoluta que es negativa en este tiempo en el que estamos. Si esto se investigara, se pudiera llevar a un tribunal y no hubiera impunidad, seguramente habría jueces que juzgarían con imparcialidad la situación y se podría demostrar", aseguró.

Por otro lado, Cayo Lara confía en que los jueces resuelvan el 'caso Gürtel' "cuanto antes, porque estos temas no es bueno que estén dando vueltas tanto tiempo, y la justicia debe ser ágil". "Si tiene que ser ágil en todos los casos, en estos concretamente debe ser lo más inmediata posible para que haya sentencias concretas y se pueda ir separando el grano de la paja, la gente que está en política para defender los intereses de los ciudadanos o individuales", aseveró. 

Lara reconoció que él también recibió regalos durante sus años como alcalde de su localidad natal, Argamasilla de Alba (Ciudad Real), entre 1987 y 1999. Según dijo, probablemente "todos los políticos" los han recibido, pero expuso que el problema es "si algunos los aceptan o no", y señaló como aceptable "que alguien te regale una caja de puros o te regale un queso en el pueblo, porque esto son cosas entre amigos que forman parte de la vida cotidiana".

"Pero cuando un señor como Juan Abelló -que compró una finca en Argamasilla de Alba- manda una caja de navidad a un alcalde que no conoce de nada, y que tiene un valor aproximadamente de 50.000 pesetas de las de 1997 o 1998, hay dos maneras de situarse: aceptarlo y tener unas buenas fiestas en tu casa con buen champán y buen jamón de Jabugo, o devolverlo", explicó.

Cayo Lara asegura que le devolvió el regalo con una nota de agradecimiento y comentándole que no lo aceptaba porque no era uno de sus amigos, y además le pidió que se "porte mejor con los trabajadores que tiene en la finca en las relaciones contractuales". Lara indicó que esta devolución "sentó muy mal en la parte enviadora" y tuvieron un encuentro "de más de una hora", después del cual "ya nunca más" volvieron a hablar.

Para el líder de IU, lo que está saliendo ahora a la luz, "que no es todo", forma parte de una situación "indebida, irregular, que no se debería dar, de falta de ética absoluta, y que provoca que luego tengas que hacer ciertas concesiones en determinados contratos, por ejemplo, y que violan las relaciones de normalidad democrática y el nivel de independencia de los cargos públicos respecto a los poderes económicos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios