Aznar actuaría "de la misma forma" en Iraq porque la situación es "muy buena"

  • El ex presidente admite que cinco años después de la guerra la situación en el país árabe "no es idílica" pero insiste en que se tomó la decisión "adecuada" · Alega que "el mundo es mejor sin Sadam"

Comentarios 7

Un lustro después de la guerra de Iraq uno de los tres promotores de la intervención en el país árabe sigue convencido del acierto de la causa pese a las secuelas de una guerra que ha sumido a Iraq en el caos y en el horror terrorista, que castiga repetidamente a su población. El ex presidente del Gobierno José María Aznar consideró ayer que la situación en ese país , pese a no ser "idílica", es en este momento "muy buena", ya que los ciudadanos pueden ahora participar en elecciones y "hablar libremente".

El ex jefe del Ejecutivo obvió el millón de muertos que se ha cobrado el horror terrorista que diezma a una población azotada anteriormente por la intervención de EEUU. Por ello, Aznar confesó que actuaría de "la misma forma" que lo hizo en 2003, apoyando la guerra de Iraq.

Así lo aseguró en una entrevista emitida en el programa Broadcasting House de Radio 4 en la BBC, coincidiendo con el quinto aniversario de la denominada foto de las Azores, que reunió al presidente estadounidense, George W. Bush; al entonces primer ministro británico Tony Blair, a Aznar y al entonces primer ministro portugués y actual presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Aznar rememoró aquel encuentro -que calificó de "muy breve y tranquilo"- y subrayó que había un "fuerte compromiso" y una "fuerte relación personal" entre los líderes de Estados Unidos, Reino Unido y España.

Según agregó, aquella reunión fue "trascendente para el mundo, para la gente" y para ellos mismos, y tuvo una "intensidad especial". "La recuerdo con especial intensidad porque era un momento de gran trascendencia para el mundo y para nosotros", agregó.

Al "breve" encuentro entre los tres dignatarios "siguió una cena con más tiempo en la que pudimos hablar de cuestiones diferentes", recordó Aznar, quien habló de "un fuerte compromiso" y una relación personal igualmente "fuerte" entre los tres líderes.

El ex presidente Aznar reveló que los tres dignatarios que apoyaron la intervención en el país árabe tenían una "muy fuerte convicción" de que tenían razón y de que actuaban en "interés de mucha gente".

Aunque la decisión era "muy difícil", Aznar subrayó que era su "responsabilidad" porque el destino de Oriente Próximo es "extremadamente importante para Europa, y también para los españoles era importante establecer una alianza muy estrecha y sólida con amigos poderosos". Según dijo, "el mundo es mejor sin talibán y el mundo es mejor sin Sadam Hussein".

A continuación, admitió que la situación actual en Iraq es "mala" pero es "menos difícil" que en tiempos de Sadam Husein, puesto que, en su opinión, la gente puede participar en elecciones y "hablar libremente".

"Hay libertad en el país, hay posibilidades de establecer una democracia. La seguridad es mejor. No es una situación idílica, pero es una situación muy buena", declaró el actual presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES).

Al ser preguntado si habría dado más tiempo a los inspectores de armas de la ONU, el ex presidente del Gobierno respondió negativamente y agregó que "actuaría de la misma forma". "Fue un momento personalmente difícil para mí, pero mi convicción, mi conciencia, mi mente, es clara. Tomamos la decisión adecuada", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios