Alonso será el portavoz socialista en el Congreso y Jáuregui el número dos

  • Bono es ratificado como candidato a dirigir la Cámara Baja y una diputada del PSC será propuesta como vicepresidenta · Ibarra se pregunta por qué los altos cargos no son para militantes del PSOE

El PSOE confirmó ayer la propuesta de José Antonio Alonso como su portavoz en el Congreso y acordó entablar a partir de hoy un diálogo "sin límites" con el resto de partidos para garantizar la estabilidad política, según explicó ayer el secretario de Organización, José Blanco, en rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva federal.

Blanco iniciará hoy el diálogo con CiU y PNV y señaló que también hablará con el PP, aunque dio por hecho que este partido se abstendrá en la investidura de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno.

Junto al ministro de Defensa en funciones, José Antonio Alonso, y al diputado vasco Ramón Jáuregui, secretario general del grupo, formarán parte de la dirección Daniel Fernández, Carmen Sánchez y Mariví Monteseirín.

Blanco confirmó que el candidato socialista a ocupar la Presidencia del Congreso será el ex ministro de Defensa José Bono, mientras que la diputada del PSC Teresa Cunillera podrá ocupar una vicepresidencia, y Javier Barrero y María Soledad Pérez Domínguez dos secretarías de la Mesa de la Cámara Baja.

El ex presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, se preguntó ayer por qué algunos altos cargos del Gobierno, como las vicepresidencias o la portavocía del grupo parlamentario socialista recaen en personas que no militan en el PSOE, y subrayó que "cuesta muy poco hacerse la ficha". Ibarra afirmó que "está bien" que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, no tenga carné del PSOE, como tampoco el vicepresidente económico, Pedro Solbes, o el propio José Antonio Alonso, "pero quiero saber por qué".

Tras las manifestaciones de Ibarra, Zapatero ante la Ejecutiva federal del PSOE que la gente que hay cargos que no tienen carnet por motivos profesionales, pero apuntó que lo que cuenta es el trabajo desempeñado. El motivo profesional, en el caso de Alonso, al que se refería el presidente del Gobierno, es que éste es juez y los jueces no se afilian a partidos políticos. Fuentes socialistas explicaron que el presidente del Gobierno mantuvo una larga conversación con Alonso ayer por la mañana ya que el hasta ahora ministro de Defensa no se veía como portavoz parlamentario.

La aprobación de una nueva Ley que regule los derechos fundamentales de los militares, la posibilidad de reforzar el contingente destacado en Afganistán y el futuro de las tropas en Kosovo figuran entre los temas principales que deberá abordar el sucesor de Alonso al frente de Defensa. Un puesto que ocupará una mujer según adelantó ayer este periódico: la secretaria de Estado de Defensa, Soledad López, o su número dos, María Victoria San José.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios