Absueltos 10 de los 14 acusados de ayudar a huir a los autores del 11-M

  • La Audiencia declara nula la intervención de los correos electrónicos que llevaron a la desarticulación de la célula islamista por "restringir derechos fundamentales" · El órgano judicial duda del informe policial

Comentarios 5

La Audiencia Nacional se vio ayer obligada a absolver a 10 de los 14 procesados en la operación Tigris en la que en 2005 fue desarticulada una red dedicada al envío de muyahidines a Iraq, entre ellos algunos autores del 11-M, por irregularidades en la intervención de correos electrónicos. En la sentencia, la sección segunda de la Sala de lo Penal de este tribunal condena a Kamal Ahbar y a Samir Tahtah a 9 años de cárcel por integración en organización terrorista, a Mohamed El Idrissi a 5 años de cárcel por colaboración y a Hamed Hamu a dos años por falsificación.

El tribunal consideró nula la intervención policial de una serie de correos electrónicos que sirvieron en gran parte de base a la instrucción del juez Baltasar Garzón, lo que explica el elevado número de absoluciones.

La Sala explica que las formas en las que se interceptaron los correos "son restrictivas de derechos fundamenteles en cuanto que afectan al núcleo esencial del derecho de privacidad y el secreto de las comunicaciones". "Existe una cadena de confusas resoluciones que posiblemente sean el origen del problema", zanja la sentencia, quien insiste en que "el juez (Baltasar Garzón) no ha dictado ningún auto habilitante que diera cobertura a esas resoluciones".

Según la sentencia, los miembros de esta célula islamista ayudaron a huir al extranjero a, al menos, tres presuntos autores de los atentados contra trenes suburbanos de Madrid en marzo de 2004. Uno de ellos, el marroquí Abdelilah Hriz, fue condenado el 4 de marzo en Marruecos a 20 años de cárcel por su participación en los atentados del 11 de marzo de Madrid.

La Sala considera probado que los dos condenados por pertenencia, junto a Mohamed Larbi Ben Sellam, condenado por los atentados del 11- M, se sitúan "en el epicentro de un grupo más o menos estable que profesan planteamientos extraordinariamente radicales".

Según la sentencia, tenían una "posición activa" tratando de convencer a otras personas para unirse a la insurgencia luchando hasta hasta la muerte, introduciéndoles en los canales internacionales para llegar a las zonas de conflicto.

Asismimo, dieron apoyo de todo tipo a determinadas personas que participaron en el 11-M, y que pasaron por el piso de Santa Coloma de Gramanet, considerado como el "santuario" del grupo.

El resto de los acusados no han podido ser condenados porque, según explica el propio tribunal, el Ministerio Fiscal no ha aportado pruebas relevantes sino "meras afirmaciones" apoyadas "únicamente" en la información o inteligencia policial, que no se han podido comprobar, "constituyendo un mero indicio referencial no descartable pero sí muy relativo y sometido a las reglas de la crítica".

De los 14 procesados, 12 se encontraban en prisión, de los que nueve fueron puestos en libertad el 24 de marzo pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios