Entrevistas

"Mis cuadros ya están hechos; yo sólo les doy forma, color y un marco"

-¿Por qué se hace uno pintor y no mecánico, por ejemplo?

-Me da lo mismo, la cuestión es mancharse las manos.

-Se caracteriza por un extremo realismo en sus cuadros de paisajes absolutamente surrealistas ¿Cómo lo hace?

-Pintamos lo mismo que soñamos y mis sueños se parecen al tono irreal de una película de Buñuel con el realismo del maestro John Ford.

-La curva del Níger, Jordania, Oriente Próximo... Todos esos lugares que ha visitado son los que luego pinta ¿Por qué?

-Porque son imágenes que pertenecen a un viejo álbum de cromos que regalaban con las tabletas de chocolate.

-Cuénteme qué es un color.

-Un estado de ánimo. Amarillo de celos, rojo de vergüenza, verde de deseo, púrpura de ambición, azul libertino...

-¿Cuál es el mejor momento del día para pintar?

-Cuando tienes ganas de pintar.

-¿Cuándo decide que un cuadro ya está terminado?

-Cuando al cuadro se le enciende una luz roja.

-¿Se siente desnudo cuando ve sus cuadros en una exposición?

-Pues sí, como si hubiera hecho un gran striptease donde cada cuadro es una prenda de la que te vas despojando.

-¿Imagina cuadros cuando duerme?

-Volver a la pregunta 2. Sin sueños no hay vida y sin vida no hay pintura.

-Mucha gente pinta y luego continúa según va sugiriéndole lo que ve. Otros ya tienen el cuadro en la mente antes de coger los pinceles. ¿De qué tipo es usted?

-El cuadro ya estaba hecho, yo sólo le doy las formas, el color, lo barnizo y lo enmarco. Por eso tengo la sensación de que no son míos del todo. No sé a quién, pero a alguien se lo he robado.

-¿A qué pintor le hubiera gustado ver en acción, trabajando en su estudio?

-Al extraterrestre de Diego de Silva y a Velázquez.

-¿Los cuadros cuentan historias?

-La historia siempre está contada con imágenes, es decir, con cuadros.

-¿No siente una especie de vacío al vender un cuadro y saber que ya no volverá a verlo nunca más?

-El cuadro es mío mientras lo estoy pintando, después es de quien le gusta tanto que ha llegado hasta a comprarlo. Y si ya si el cuadro es una gran obra de arte no es ni del pintor ni del comprador, es de la sociedad.

-¿Se ha arrepentido alguna vez de haberse desprendido de una obra?

-Sólo cuando cae en malas manos.

-¿Qué es el arte en sí?

-Una forma de eludir la muerte.

-¿No puede ser una forma de eludir o sublimar la vida?

-El arte trasciende a la muerte y, en muchos casos, también a la vida.

-¿Cómo cree que debe ser el sueño de los ciegos? ¿Qué pueden ver en sus sueños?

-Las formas y los colores ya están en nuestros genes, y en el resto de nuestra vida comprobamos que el cielo es azul o que la sangre es roja, comprobamos lo que ya sabíamos. Por eso, nuestros sueños, seamos ciegos o daltónicos, son a todo color: el color y la forma es una herencia universal.

-¿Le aterra la idea de perder la capacidad de ver?

-De pequeño mucho, de adolescente me parecía una putada y de mayor me sigue pareciendo una putada.

-Últimamente se siente muy fascinado por pintar puertas en sus cuadros. ¿Qué significan para usted?

-Siempre se ha dicho que el cuadro es una ventana entre el espectador y la imagen que hay detrás de ella. La puerta es un umbral hacia otra dimensión.

-Se dice que los músicos suelen ser muy borrachos y los pintores suelen ser muy sobrios. ¿Eso a qué se debe?

-Los pintores somos de músculo, ya lo decía Picasso: "Un cuadro es un minuto de inspiración y muchas horas de sudoración" . Como los músicos siempre tienen que tener contacto con el público, a veces se emborrachan con él. En cambio, el que está en contacto con el público es el cuadro y no el pintor, que puede ser borracho, mujerigo o pendenciero .

-¿Qué cuadro le gustaría haber pintado?

-Un retrato de mi familia cuando era joven.

-¿Alguna vez, en la exposición de otro pintor, se ha encontrado con un cuadro cuyo tema ya tenía en mente?

-Con el tiempo he aprendido, por precaución, a informarme de cómo otros pintores de otras épocas o de la actualidad tocan los mismos temas que me importan. La coincidencia me enriquece.

-Picasso decía que para lograr pintar como un niño había necesitado ochenta años de trabajo. ¿Es eso cierto?

-Para ser original se necesita ochenta años o toda una vida para volver al origen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios