"De esta crisis no nos van a sacar los gobiernos, sino las empresas"

-En su último libro publicado aconseja a las familias…

-Sí, se titula 36 cosas que hay que hacer para que una familia funcione bien.

-La crisis está influyendo mucho en las familias.

-Tiene su lado positivo y negativo. Cuando hay familias que están el padre o la madre en paro, o algún hijo eso supone un momento apurado, no sólo en lo económico, sino también en lo anímico. Ahí la familia está sirviendo de colchón. El apoyo familiar ayuda mucho.

-El próximo martes saldrá un nuevo libro suyo.

-Es de la colección Para Dummies y se titula Cómo funciona la economía. Toco temas como la inflación, el papel de los bancos, el impacto de las decisiones del FMI en nuestro bolsillo, la crisis y sus causas, el desempleo, posibles salidas a la crisis, consejos para ahorrar…

-¿Y cómo cree que está la crisis en estos momentos?

-Mal.

-Ya, ¿pero cómo de mal?

-Al principio de la crisis me preguntaron si yo creía que sería una crisis en forma de V, es decir que iríamos en picado y luego arriba para quedar igual; o en forma de L, es decir hacia abajo y luego en horizontal, siguiendo mal. Pues ahora estamos en el tramo largo horizontal, que es largo, muy largo.

-¿Hasta cuándo va a durar ?

-No lo sabe nadie. Si alguien le da una fecha, miente. Siempre digo que durará hasta que Dios quiera, y por ahora no quiere. Pues eso, sigue sin querer. No obstante, creo que el actual Gobierno está tomando medidas en el buen camino.

-¿Nos puede dar un consejo para salir de la crisis?

-En mi nuevo libro digo que de esta crisis sólo nos sacarán las empresas. No los gobiernos, sino las empresas. Las empresas son personas. Todos podemos hacer que las cosas cambien con nuestro trabajo y nuestro esfuerzo. No hay que esperar a que venga papá Estado a solucionarlo todo, aunque si nos echa una mano será mejor.

-Ahí está Rajoy discutiéndole el déficit público a Bruselas. ¿Qué le parece?

-Si decimos que España tiene un déficit del 8,58% estamos hablando de que debe unos 85.800 millones de euros. Nos dicen que en un año hay que rebajar esa deuda a 44.000 millones y eso es imposible. Cuando Rajoy habla de dejarlo en 58.000 millones no es un plante. Yo creo que eso es una cosa que está pactada con Bruselas, aunque que no se dice. En Europa no se planta nadie.

-¿Cómo se rebajan tantos millones en el déficit?

-Es un camino doloroso y hay que hacerlo ahora. La única forma de conseguirlo sería aumentando impuestos, además de recortar los gastos de forma drástica.

-¿No supondrá un gran sacrificio para este país?

-Sí, pero hay que hacerlo. Pienso que vamos hacia los eurobonos, que ésa será la única salida. A España le interesan los eurobonos, porque saldría beneficiada con el aval de los países más fuertes, pero a Merkel no le conviene. Por eso, para que Alemania acepte los eurobonos, nos van a exigir las cuentas en orden a los países más pobres. Eso pasa por unos ajustes que son brutales.

-Usted dijo que España está intervenida por Bruselas.

-Desde el 12 de mayo de 2010, precisamente. El día antes Obama llamó a Zapatero por la mañana y por la noche lo llamó el viceprimer ministro chino, eso se sabe, y supongo que por medio lo llamó Merkel. Al día siguiente, Zapatero fue al Congreso y dijo: "Voy a establecer un severo plan de ajuste".

-¿Es inevitable que se haga lo que nos pidan?

-A ver… Angela Merkel vino de visita a España y dijo que era necesario cambiar la Constitución. Parecía imposible, pero la cambiaron, y con apoyo de PSOE y PP.

-¿Qué le parece la reforma laboral de Rajoy?

-En España hay 5.273.600 parados. Ésa es la única cifra que hay que mirar, no la del crecimiento económico. Estoy convencido de que sólo las empresas van a crear empleo. Ninguna reforma laboral crea empleo. Por tanto, lo que hay que hacer es ayudar a las empresas a crear empleo y las medidas pueden ayudar. En estos momentos esa reforma es ruidosa, pero no es la más importante.

-¿Cuál sería?

-La reforma financiera. Una reforma para que el dinero le llegue ya a las empresas y a las personas que necesitan créditos. A la peluquería, a la mercería…

-¿Por qué no llega el dinero a las empresas?

-Por la estrategia de los bancos. El Banco Central Europeo ha fabricado un billón de euros, que se prestó al 1% a los bancos. Y ellos, a su vez, lo han prestado a los estados al 3, el 4, el 5 y el 6%. Con eso, los bancos presentarán cuentas buenas, cuando en realidad son espantosamente malas. Y, mientras, a la gente no le llega un real.

-¿Ha perjudicado mucho la burbuja inmobiliaria?

-La banca tiene en su poder, unos 140.000 pisos, valorados en 26.700 millones, que cuando afloren las pérdidas van a perder un 35% de su valor. Ahora vemos que un banco presenta su cuenta de resultados y dice que ha saneado 15.000 millones. Para sanear esa cantidad hay que estropearlo primero.

-Volviendo a la reforma laboral. ¿Qué le parece la huelga general?

-En España hay tres sindicatos, porque la CEOE es otro sindicato. Los tres han sido incapaces de llegar a un acuerdo. Al único que han llegado es al traslado del día de Todos los Santos al lunes. No han hecho nada. Y cuando el Gobierno presenta la reforma laboral plantean una huelga general. Se puede tener cara dura, aunque esa es de hormigón armado.

-¿Servirá para algo?

-Supongo que al final no la harán, que tendrán algo de sensatez. Si se hiciera, le causará daño a España.

-¿Por qué fue de los pocos que vio clara la crisis?

-Era muy sencillo. Empezó en EEUU, con los ninjas en 2001, cuando los bancos prestaban hipotecas por encima de su valor a personas que no las podrían pagar. El problema llegó a nuestros bancos. Después vino la recesión en España. Y ahora no es que entremos en otra recesión, sino que no hemos salido de la primera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios