Luis Lezama, sacerdote, fundador de la Taberna del Alabardero

"Woyjtila era más impulsivo, el Papa actual come ordenadamente bien"

  • "Siempre he vivido pegado a la gente. Yo he creado más puestos de trabajo que el INEM".

Comentarios 12

Luis Lezama (Amurrio, Álava, 1936) es periodista, ganó un premio Ondas. Los chavales que empezaron con él llevan el Alabardero: Paco Moreno, Joaquín Martínez, José Marcos. Dirige la fundación Santa María la Blanca, cerca de Madrid . La Taberna está en Málaga, Sevilla, Marbella, San Pedro de Alcántara, Madrid y Washington.

 -¿Cuándo se hace cura tabernero?

-En 1974 abrí una tabernita en Felipe V, 6, junto al Teatro Real de Madrid.

-¿Qué tipo de feligresía?

-Don José Bergamín tenía su mesa del rincón y por ella pasaban Rafael Alberti, Ernesto Giménez Caballero, Rafael de Paula, por supuesto. Allí podías ver a Borges, a Aleixandre, a Celaya con Amparitxu.

-¿Cómo surge su vocación sacerdotal?

-Al acabar el bachillerato, empecé estudios de ingeniería, pero aquello no era lo mío. Volví de vacaciones a Bilbao y dije en casa que me iba al Seminario.

-¿Su primer destino?

-En 1962 a Chinchón, en Madrid. En la casa parroquial empecé a recoger a maletillas que iban de pueblo en pueblo de capea. Chavales que querían ser toreros como El Bormujano, El Niño de los Frailes, El Tanco del Fresno. El año que viene se cumplen las bodas de oro de la Pasión Viviente que montamos allí.

-¿Vivía la pasión?

-Todos los días. De Chinchón me destinaron a Vallecas, a Entrevías Viejo, una zona suburbial muy cerca del Pozo del Tío Raimundo. Allí recogí en un albergue a chicos sin oficio que se dedicaban a la busca y rebusca en los dos vertederos más importantes de Madrid, la China y el Japón. Eran carteristas del Metro, gente sana que todavía no había caído en la droga.

-Estaba en los dominios del padre Llanos...

-Comíamos juntos todos los días. Tenía una mesa redonda gigante con una televisión en blanco y negro. 

-¿Cómo pasa de los muertos de hambre a la gastronomía?

-El cardenal Tarancón me llevó de secretario suyo y le pedí un año sabático para empezar a ayudar a esos chicos. Tenían 15 y 16 años y hoy llevan la empresa.

-¿Es un cura obrero?

-Me da igual el adjetivo. Nunca he dejado de ser sacerdote. Siempre he vivido pegado a la gente y trabajando muchísimo. Yo he creado más puestos de trabajo que el Inem. 

-¿En la Taberna?

-Hace cinco años volví a la parroquia. Estoy en un colegio de 1.600 niños que sigue un programa educativo innovador con la colaboración de Microsoft y el apoyo de una plataforma digital.

-¿Están a la última?

-El ordenador es una herramienta. Darle a un niño un ordenador es como darle un cuchillo, sirve para construir y para destruir.

-¿También han sufrido los recortes en educación?

-Están meando fuera del tiesto. Unos y otros. Hablan de horas, de número de profesores, de dinero. El fracaso escolar tiene más que ver con el sistema educativo que con las leyes. Se han aprobado cuatro leyes de Educación y para nada.

-Deja usted la Taberna y Adriá deja el Bulli...

-He dejado la gestión en manos de mi gente. Tenemos 22 establecimientos y contamos con una Escuela Superior de Hostelería On Line que tiene 5.500 alumnos. En la que se ha abierto en Miami hay trescientos.

-Le dio de comer a Juan Pablo II y a Benedicto XVI en sus visitas a España. ¿Cuál tiene más saque?

-Juan Pablo II, como su propio carácter, era más impulsivo. El Papa actual tiene una cabeza muy bien amueblada y come ordenadamente bien. Le esperábamos en la Nunciatura la noche de Cuatro Vientos con veinte chicos, diez en cocina y diez en servicio. Llegó cansado, cenó, tuvo la humildad de sonreír, lo que no es fácil, a veces le das de comer a gente poderosa que no le sonríe ni a su padre. Para tener el poder que tiene hacen falta facultades físicas, mentales y una gran humildad.

-¿Tarancón fumaba mientras comía?

-Cogía el cuarterón de hebra y lo liaba. Tenía los dedos amarillos. Cuando íbamos a Roma, a veces había problemas en la aduana con las cajas de puros.

-¿Es cura de bares?

-De tertulia. Teníamos una todos los lunes con Luis Carandell, Miguel Ángel Aguilar, Javier Gómez Navarro, Manuel Gutiérrez Aragón, José Antonio Gabriel y Galán. Entregábamos todos los años el premio del Tonto Contemporáneo.

-¿Los tertulianos del lunes iban a misa los domingos?

-La religión de cumplimiento, cumplo y miento, no tiene sentido. El Evangelio no consiste en cumplir, sino en amar.

-¿Confesaba en sus restaurantes?

-Muchas veces la sobremesa se convierte en una confesión y no hay inconveniente en dar la absolución sobre el mantel. El otro domingo estuve una hora confesando a gente joven. 

-¿Las secuelas de la JMJ?

-Se está notando.

-¿Ve los programas de cocina de Arguiñano?

-Lo tengo muy visto. Hemos sido muy amigos. La tele sólo la veo los domingos por la tarde.

-¿Se adapta a los tiempos?

-No hay más remedio. En La Mar de Alabardero es todo de pescado. Entrepanes es un sitio de precios económicos para días de fútbol. Tenemos la concesión de las dos cafeterías y el restaurante del Senado.

más noticias de ENTREVISTAS Ir a la sección Entrevistas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios