Bárbara Mori. Actriz

"Desde EEUU me mandan papeles de latina sexy. No quiero ser esa persona"

"Desde EEUU me mandan papeles de latina sexy. No quiero ser esa persona" "Desde EEUU me mandan papeles de latina sexy. No quiero ser esa persona"

"Desde EEUU me mandan papeles de latina sexy. No quiero ser esa persona"

-¿Le molesta que siempre se le recuerde por la telenovela Rubí?

-Al contrario. Agradezco mucho aquel proyecto y me siento muy afortunada porque Rubí me dio un reconocimiento internacional que antes no tenía. Fue tan exitoso que se vio en todas partes, incluso en Arabia Saudí.

-¿Llegó a San Sebastián para la promoción de Operación Concha con el corazón dividido?

-Fui con toda la ilusión por poder llevar la película a uno de los festivales más importantes del mundo, pero con un contraste de emociones fuertes tras el terremoto de México. La noche antes de volar la pasé sin dormir, en un centro de acopio empacando cosas. Pero uno tiene que seguir trabajando y haber estado en San Sebastián fue una experiencia hermosa.

-¿Cómo vivió el terremoto?

-Estaba en mi casa, en el sur de Ciudad de México, una zona en la que apenas se sienten los temblores. Pero esta vez todo empezó a caerse. A todos los mexicanos nos pasó por la cabeza la idea de que ése era nuestro último día en la tierra.

-¿Cómo se procesa eso?

-Te remueve por dentro, te sacude y te confronta con la muerte, lo que implica que te replantees muchas cosas. Aparte, la ciudad estaba destrozada y mucha gente se quedó sin casa. Por ejemplo Óscar, mi mánager, perdió la suya. Y mucha gente se quedó sin familia. Se respiraba un ambiente de pánico, de angustia y de dolor.

-¿Qué hizo usted?

-Quise ir en mi carro a buscar a ciertas personas que no encontraba pero no podía porque estaba todo parado, así que me bajé y me puse a caminar. Y todas las calles estaban llenas de gente llorando, gritando, tratando de comunicarse con sus familiares. Una película de terror. Pero en esos momentos es cuando sale nuestra humanidad y bondad. Todo México se solidarizó y eso ha sido una parte hermosa de nuestro país. Ahora lo importante es que no decaiga ese ánimo porque tenemos un Gobierno bastante complicado y gente que maneja las cosas nada bien.

-¿Cuál es su papel más deseado?

-Siempre he querido interpretar a una loca en un manicomio.

-Suena complicado.

-Me gustan las cosas difíciles. Cuanto más complicado es el reto, más creces y aprendes. He producido y he desarrollado mis propios proyectos pero enfocados a otros temas. A lo mejor algún día hago algo así.

-¿Qué le parece el cine español?

-Me encanta y siempre he querido trabajar aquí. Álex de la Iglesia es un director que me encanta, igual que Amenábar y Almodóvar. Siempre veo cine español. Me saca del cine de México y me aporta otras sensaciones como espectadora. Y hay una cosa natural en la forma de hablar que también me gusta mucho.

-Ha promocionado en Huelva Operación Concha, la cinta del onubense Antonio Cuadri. ¿Qué referencias hay en México del Festival de Cine Iberoamericano?

-Lo conozco porque años atrás se implementaron los Premios Fénix, que reconocen al cine iberoamericano, y de ahí me vino la información. Es increíble que haya un festival como el de Huelva que premia al cine iberoamericano con 43 años de vida y que es único en Europa.

-Elija la opción: triunfar en Hollywood con una carrera reconocida o hacer buen cine sin tanta repercusión.

-En su momento, en mi juventud primera, sí tenía ese sueño, pero empecé a experimentar la fama muy jovencita y esa fama te priva mucho de tu libertad. Y la libertad es una de las cosas más valiosas que tengo. Tengo un agente en Estados Unidos desde hace 15 años que me lleva y que me manda castings. Siempre me manda personajes de latina sexy y yo no quiero ser esa persona.

-¿Qué persona quiere ser?

-No quiero ser reconocida en ninguna parte del mundo por ser una chica sexy. Ésa fue una oportunidad que tuve, pero quité mi visión de ahí y me dije que si algún día hago una película en EEUU será porque realmente implique un reto como actriz, que implique algo que no tenga nada que ver con el físico. Como artista, me mueve por dentro mucho más el cine argentino, que es el que más admiro junto al español. Es lo que más me gustaría hacer. Evidentemente hay increíbles películas y actores con los que me gustaría trabajar, pero ese cine de Hollywood no está para nada en mi punto de mira. Llevo 21 años actuando, he hecho muchas cosas que me han gustado y me han hecho crecer como actriz.

-¿Cómo se ve de aquí a diez años?

-Ojalá tenga el privilegio que tengo hoy de hacer lo que me gusta y cuando quiero. Y que cuando me quiera tomar tiempo libre para estar con mi familia, como hago ahora, tenga la oportunidad de hacerlo. Es algo que agradezco infinitamente porque no todo el mundo tiene esa opción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios