la imagen de la virgen adorna los artículos

Un recuerdo de la Blanca Paloma para llevar a casa

  • Tambores, velas, flores y rosarios son los productos más habituales que se pueden encontrar en estos puestos efímeros

Los kioskos y puestos de regalos son una constante en la romería del Rocío. Es una estampa habitual la de calles repletas de puestos ambulantes que ofertan, tanto a visitantes como a romeros, artículos de lo más variados.

Muchos son los visitantes que durante los días de Rocío pisan por primera vez la aldea y no quieren marcharse sin llevar algún bonito recuerdo de su paso por la romería. Para ellos está la tienda de recuerdos de la propia ermita, que oferta todo tipo de souvenir además de un buen número de puestos que se disponen por toda la aldea y donde se pueden encontrar medallas de las distintas hermandades, dedales, pequeñas reproducciones de la Virgen en su altar, tambores, cañas, rosarios y un sinfín de artículos con la imagen de la Virgen, la ermita o alguna imagen representativa de la fiesta.

Numerosos son también aquellos puestos en los que es posible adquirir toda la indumentaria y complementos propios del traje típico de flamenca y flamenco. Permiten ataviarse con las mejores galas en poco tiempo y disfrutar del Rocío con todo el atuendo como otro romero más.

Otros de los artículos estrella en la romería son las velas y las flores. Es tradición poner una vela a la Virgen en la capilla votiva mientras se recita una oración, así como llenar de flores los simpecados. Y si hay algo tradicional en una fiesta, y el Rocío no es una excepción, son los globos de helio de los distintos dibujos animados que en muchas ocasiones, debido a un descuido, acaban volando por el cielo de la aldea y se convierten en el centro de atención de muchas miradas.

Algunos comerciantes trasladan sus tiendas al Rocío durante estos días y acondicionan grandes carpas en las que seguir ofreciendo su producto, es el caso de algunos zapateros que aprovechan la coyuntura de la gran afluencia de público.

Los kioscos de bebidas son los grandes beneficiados de las altas temperaturas, al contrario que otros puestos en los que, como cuenta Juan, propietario de un puesto de ropa, "el calor hace que la gente permanezca más en sus reuniones. El año pasado la lluvia hacía que la gente se refugiara en los puestos y eso aumentó las ventas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios