25 aniversario del rocío del 92

La peregrinación más colombina

  • Los rocieros de Huelva y Emigrantes se unieron en el regreso

La peregrinación más colombina La peregrinación más colombina

La peregrinación más colombina

Este año en el que se conmemora el 525 Aniversario del Descubrimiento y Encuentro entre Dos Mundos, se suma a la efemérides el acto de fraternidad que protagonizaron las dos hermandades rocieras de la ciudad a la vuelta de su camino, en una romería que como la de este año también se celebró en el primer domingo de junio.

Era el Rocío de la fraternidad entre las hermandades de la capital que protagonizarían un acto en la Plaza de la Constitución. El Ayuntamiento les había ofrecido una carabela para que peregrinara con ellos junto a sus simpecados, en un simbolismo más de todos los que en aquel año de 1992 se vivieron en nuestra provincia.

En la Plaza de la Constitución se esparció juncia y romero

El primer gesto de fraternidad se vivió el Miércoles de Rocío con la llegada de Emigrantes a las puertas de la iglesia de Nuestra Señora del Rocío, donde le esperaba la Hermandad de Huelva. Allí los romeros se fundieron en abrazos de despedida.

La comitiva rociera fue acompañada a pie por el alcalde de la ciudad, Juan Ceada, desde la Casa Colón hasta las puertas del Consistorio. Allí le entregó al hermano mayor, Matías Vizcaíno, una carabela de plata que volvería bendecida de esta Romería del 92.

Los rocieros de Huelva iniciaron su multitudinaria despedida en la mañana del jueves con rezo de la Salve en la iglesia del Rocío e igualmente acompañados por el alcalde Juan Ceada por la Gran Vía. Les entregó también una carabela de plata que recibió el hermano mayor, Alejo Ojeda.

El encuentro de ambas hermandades resultó muy emotivo; como cada vez que se repitió en la historia de ambas hermandades. En esta ocasión tuvo lugar el 10 de junio de 1992. La de Emigrantes entró por El Punto, mientras que la de Huelva lo hacía desde la Plaza de las Monjas. Se creó una gran expectación y a las puertas del Ayuntamiento se esparció juncia y romero, mientras que toda la Gran Vía lucía banderas de Huelva que la entoldaban de manera festiva. Lo mismo que en las farolas se habían colocado gallardetes con banderas. La ciudad los recibía con alegría, con la Banda Municipal. Los rocieros, cansados pero contentos.

Un acto promovido a iniciativa del propio Ayuntamiento con motivo de la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América, queriendo llevar el protagonismo de esta provicnia en la efemérides hasta la devoción rociera, que ancla sus raíces en una manda testamentaria de Baltasar Tercero, que fue a hacer las Américas y agradecido constituyó una fundación dedicada a la Virgen del Rocío.

En este encuentro se quiso fundir el sentir del pueblo de Huelva, simbolizado en esas dos carabelas que traían de la romería como símbolo de con vivencia. El alcalde de la ciudad recibió las carabelas y les entregó a ambas hermandades sendas banderas de Huelva. Así culminaba un Rocío de fraternidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios