Rocío Espinosa. alcaldesa almonteña

"Representar a Almonte en El Rocío es algo que recordaré toda mi vida"

  • El Ayuntamiento prepara ya los actos de 2019, año en el que confluyen la venida de la Virgen del Rocío a Almonte y el centenario de la coronación canónica de la Patrona

La regidora almonteña, Rocío Espinosa. La regidora almonteña, Rocío Espinosa.

La regidora almonteña, Rocío Espinosa. / h.información

Rocío Espinosa compatibiliza estos días su cargo como alcaldesa de Almonte con los de una ciudadana más que se funde entre los centenares de miles de romeros que participan en la Romería de Pentecostés. Católica confesa y devota de la Virgen del Rocío, la regidora municipal vive en estos días el "privilegio" de representar a un pueblo que ya cuenta las horas para partir a la aldea.

-¿Cómo prepara el Ayuntamiento una romería de esta envergadura?

-Con mucha ilusión y ganas, como corresponde a la fiesta mayor de nuestro pueblo. Prácticamente la organización abarca todo el año. Nada más terminar la romería ya iniciamos la evaluación de su desarrollo y, sobre la misma, planificamos la siguiente. Aquí tengo que agradecer la experiencia de los funcionarios, que prácticamente son capaces de anticiparse a todo cuanto sucede. Igualmente, no damos un solo paso sin la Hermandad Matriz del Rocío de Almonte, que junto con ella y el resto de administraciones diseñamos el Plan Romero y el Plan Aldea. En definitiva, es un trabajo muy bien hecho y planificado.

-Algunos almonteños consideran que las administraciones están tomado demasiado protagonismo en la cita mariana.

-El protagonismo lo tienen las filiales y la Hermandad Matriz, que es la que coordina y dirige la romería junto con el pueblo de Almonte. Sin embargo, bien es verdad que las administraciones desarrollan una labor de planificación que ha de ser trasladada a la ciudadanía, pues va ligada a la seguridad de los peregrinos. Esta información tiene su interés mediático porque entraña información de utilidad y permite garantizar el buen desarrollo de un acontecimiento de estas dimensiones. Nosotros tenemos un papel secundario, pues el protagonismo es de la Virgen, la devoción, las hermandades y los peregrinos.

-¿Cómo mejorará la regulación del tráfico los nuevos accesos?

-La mejora es algo que ya está comprobando todo aquel que llega hasta la aldea. Además, la rotonda descongestionará y regulará el tráfico, mientras que las nuevas salidas y entradas darán más fluidez. Además, queremos que la entrada norte sea utilizada para el transporte público, beneficiando así a quienes se desplazan por este medio.

-¿Por qué no se dotó a la aldea de estos accesos durante las obras de circunvalación en la que se invirtieron 16 millones de euros?

-La variante se presentó en el Consejo de Participación de Doñana para que todos los colectivos sociales pudiesen realizar las aportaciones oportunas. Todos tuvieron el proyecto en sus manos, si bien ninguno percibió que, en realidad, la infraestructura no mejoraría el tráfico y generaría un problema de seguridad al contar con una única entrada y salida de la aldea. Todos nos hicimos responsables de esta decisión y los colectivos de empresarios, la Hermandad Matriz y el Ayuntamiento reconocimos que había un problema y que, más allá de que nuestro objetivo no era buscar un culpable, debíamos de poner sobre la mesa una solución. Esta fue la primera encomienda a la que me dediqué cuando entré en la Alcaldía. En este objetivo siempre encontré la predisposición de la Junta de Andalucía, con la que nos pusimos a trabajar para solventar el problema. Al final contamos con tres entradas y dos salidas desde El Rocío. Además, la glorieta mejora sustancialmente un punto conflictivo en el que se han producido accidentes mortales por la incorporación de vehículos a las fincas agrícolas. Entre tanto, nosotros seguimos reivindicando el desdoble de la A-483, que soporta una afluencia tremenda.

-En 2019 confluyen la venida de la Virgen del Rocío a Almonte y el centenario de la Coronación Canónica. ¿Cómo está preparando el Ayuntamiento estos dos acontecimientos?

-Con mucha ilusión y ganas de estrenar un año muy significativo para la devoción rociera. En este año se darán cita dos eventos importantísimos que estamos preparando con mucha antelación. Ya hemos mostrado el diseño de los arcos que decorarán el municipio y que se mantendrán los nueve meses que durará la estancia de la Virgen. Junto con los exornos mimaremos la participación, así como la parte cultural e histórica, siempre codo con codo con la Matriz. En el plazo organizativo también tenemos que diseñar el operativo de seguridad, dotar de una bolsa de aparcamiento y cerrar la agenda del Plan Venida 2019

-¿Cómo combina Rocío Espinosa las responsabilidades de alcaldesa con las de una almonteña más que vive la romería?

-Tengo el privilegio de disfrutar representando a mi pueblo en un lugar especial. El año pasado viví todos los actos de la romería como alcaldesa y para mí fue un privilegio. Este año tengo la suerte de compartir amistad con el hermano mayor e ir a la casa hermandad, volviendo a vivir en primera persona todos los eventos de la Hermandad a su lado. Esta es quizás la mejor parte de un cargo, el de alcaldesa, que tiene mucha responsabilidad y sinsabores. Sin embargo, estas vivencias en El Rocío me acompañarán para toda la vida.

-¿Qué significa para usted El Rocío?

-Es emoción y sentimiento. Es también una manera de comportarse frente a la vida. Se dice que no es rociero quien no ayuda a alguien. En una campaña de concienciación medioambiental comentábamos que quien no tira una botella de vidrio en su contenedor correspondiente preservando el patrimonio natural por el que sus abuelos y bisabuelos pasaron, no es rociero. Para mí ser rociero es mantener esa responsabilidad, alguien que vive y, sobre todo, siente así durante todo el año. Son personas que buscan consuelo y aliento desplazándose a pedirle algo a la Virgen y abrirle su corazón.

-El Ayuntamiento tuvo que retractarse del incremento de las tasas por la ocupación de zonas públicas a las filiales. ¿Considera justos los impuestos que abonan?

-Todos los impuestos son justos porque, al final, se requieren muchos recursos para poner en marcha eventos de este calibre. Y, quizás, es injusto que sólo la gente que vive en Almonte sufrague los gastos. En cualquier caso, debo de reconocer que no era el momento oportuno. La Hermandad Matriz así no los hizo ver, dado que no se había previsto una subida progresiva sino brusca, que no fue bien entendida ni explicada por nuestra parte. No tengo problemas en rectificar cuando uno se equivoca, lo que nos sirve para atesorar experiencia en un gobierno nuevo. Hicimos lo correcto y seguimos manteniendo la buena relación con las hermandades, a quienes tenemos que agradecer que preserven nuestra devoción y contribuyan a la grandeza que tiene El Rocío.

-¿Se promociona turísticamente la romería?

-Tiene una dimensión tan grande que prácticamente no necesita esa promoción. La romería es un sentimiento y una expresión de devoción cristiana, no un evento turístico. La aldea como tal sí que necesita esa promoción porque tiene un potencial que no está bien explotado, pero estamos en ello promocionando el destino conjuntamente con Doñana, Almonte y Matalascañas. La aldea tiene tal singularidad, con citas como la Saca de las Yeguas que celebraremos casi a la vuelta de Pentecostés. En ella podemos presenciar imágenes únicas en un espacio como Doñana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios