Elegancia y comodidad, las claves para acertar en El Rocío

  • Aunque se busca que los vestidos sean prácticos, la belleza de la indumentaria es muy importante.

  • Las hechuras para los trajes del Rocío son más livianas y juegan con los estampados

Muchas ya están preparando los últimos detalles para emprender su camino hacia El Rocío. Los trajes y las batas rocieras ocupan los percheros de las casas, pero a veces surgen dudas sobre cómo vestirse en cada momento del día. Con la elegancia y la comodidad como principales premisas, las diseñadoras y estilistas Ángela Ruiz y Adela Cabezas, de Ángela y Adela Taller de Diseño (C/ Luchana, 6), dan unas pautas a la hora de vestirse y complementar los trajes para El Rocío.

Ángela Ruiz y Adela Cabezas, propietarias y diseñadoras del taller. Ángela Ruiz y Adela Cabezas, propietarias y diseñadoras del taller.

Ángela Ruiz y Adela Cabezas, propietarias y diseñadoras del taller. / Belén Vargas

El traje regional en Andalucía es el de flamenca, que evoluciona con las modas y se altera en función de si se va a una feria o a una romería. En el caso del Rocío, éste deja a un lado la voluptuosidad de los volantes para dar paso a hechuras más ligeras y cómodas. Como la que va al Rocío, por lo general, hace el camino, permanece en la Aldea y realiza la presentación de su hermandad a la Virgen, hay que hacer distinción entre el tipo de vestimenta para cada una de las ocasiones.

Ángela Ruiz y Adela Cabezas recomiendan realizar la salida con la hermandad vestida con un traje de flamenca al uso y ataviada con mantoncillo. "En la salida se debe ir más elegante, pero no como si se fuera a la Feria. Es un momento importante y eso debe plasmarse en la vestimenta", señalan. Pero la cosa cambia cuando se empieza el camino. "Es probable que haga mucho calor, así que es mejor recurrir a trajes más cómodos y prácticos e incluso prescindir del mantoncillo", recomiendan. Teniendo en cuenta que, a pesar de la informalidad, se puede seguir siendo elegante, algo fundamental para las diseñadoras. Una vez se llega a la Aldea, recomiendan volver a lucir un traje más ornamentado y sacar de nuevo el mantoncillo. "Muchas mujeres se ponen el traje con el que van a la Feria para hacer la presentación y para estar en las casas, quieren que su atuendo tenga más presencia", recalcan.

Vestido y complementos para El Rocío. Vestido y complementos para El Rocío.

Vestido y complementos para El Rocío. / Belén Vargas

En cuanto a los tejidos, en su taller emplean los mismos para la Feria y El Rocío, lo único que varían son las enaguas, que pesan menos y tienen menor volumen. Las mangas largas siguen siendo tendencia, pero ellas recomiendan tener al menos un traje con manga a la sisa para las altas temperaturas. "Nosotras no vamos con la moda porque creemos que cada mujer debe ser fiel a su estilo. Si no se llevan las mangas a la sisa pero a ti te gustan y tienes estilo para lucirlas, hazlo", señalan. En el caso de los estampados, afirman que El Rocío propicia que haya mucha variedad. Los lunares -siempre presentes- dejan paso a los estampados floreados y a la multitud de colores. En su taller se aprecia ese colorido del que hablan y cómo sus vestidos evocan a las cigarreras y a los trajes canasteros. "Nuestro estilo es que es bucólico y vintage", afirman.

Elegantes accesorios para complementar el traje. Elegantes accesorios para complementar el traje.

Elegantes accesorios para complementar el traje. / Belén Vargas

Su particular sello hace que sus trajes sean completamente diferentes y que personalidades como la modelo Laura Sánchez encarguen sus trajes para El Rocío en su taller. "Nosotras ofrecemos una atención totalmente personalizada. Desde el momento en el que la clienta llega le decimos qué le puede ir mejor y cómo combinarlo. Hasta hay veces que las peinamos y las maquillamos", apuntan las diseñadoras y estilistas. He ahí la clave de su éxito, que la clienta se siente como si estuviera en su propia casa. "Tenemos muchas historias que contar de las mujeres que pasan por aquí, podríamos escribir un libro. Hemos vestido a la abuela, a la hija y a la nieta y al final las clientas se convierten en nuestras amigas", señalan.

Con el concepto de taller de costura muy arraigado, Adela y Ángela lo confeccionan todo de manera artesanal. Tintan sus telas, confeccionan los vestidos y realizan los complementos. Sus mantoncillos, hechos a manos, valen lo mismo para la Feria que para El Rocío, e incluso para vestir de calle. Con diseños que mezclan texturas, tejidos y estampados, los mantoncillos tienen artesanales hasta los flecos, cuyo enrejado elabora Avelina Márquez desde hace más de quince años.

A la hora de colocarse la flor, ellas recomiendan recurrir a las rosas de pitiminí complementadas con algún elemento más silvestre, como una matita de romero. "Ya no es necesario colocarse la enorme flor que se ve en Feria", apostillan. En el caso de los pendientes, apuestan por llevarlos más pequeños, pero sin perder el glamour, como se aprecia en los de su colección de complementos Flor de lis

Las flores para El Rocío para El Rocío se combinan con lo silvestre. Las flores para El Rocío para El Rocío se combinan con lo silvestre.

Las flores para El Rocío para El Rocío se combinan con lo silvestre. / Belén Vargas

Conscientes de que en El Rocío prevalece lo práctico y un bolso es lo más útil del mundo, Ángela y Adela invitan a las mujeres a usarlo pero sin perder feminidad. "Tanto en el camino como en la Aldea necesitas un utensilio en el que guardar tus efectos personales, pero eso no significa que cojas lo primero que veas. Puedes llevar un bolso de marroquinería o apostar por uno con estampado de lunares", recomiendan.

Bolsos para llevar los enseres durante el camino. Bolsos para llevar los enseres durante el camino.

Bolsos para llevar los enseres durante el camino. / Belén Vargas

Pero, lo básico y fundamental para las diseñadoras es que la mujer lleve el traje y no al revés y que no se pierdan jamás las raíces. "En moda flamenca no todo vale. Mezclarla con toques mexicanos, con plumas o con el Oeste es desvirtuarla", comentan. Porque para ellas la moda flamenca es la que favorece a la mujer, la que realza sus virtudes sin que parezca que va disfrazada y la que la hace lucir elegante. Además, en el caso de sus prendas y complementos, las diseñadoras buscan que su vida no acabe cuando finaliza El Rocío, sino que se puedan utilizar en otros contextos.

Camisa y bolso a juego, muy ponibles en otros contextos. Camisa y bolso a juego, muy ponibles en otros contextos.

Camisa y bolso a juego, muy ponibles en otros contextos. / Belén Vargas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios